POLITICA HOSPITALES PORTEÑOS

El mismo grupo de empresarios se queda otra vez con el negocio

La Ciudad les dio a nueve constructoras $ 3.300 millones para mantenimiento y limpieza hospitalaria. Sospechas de sobreprecios.

PERFIL COMPLETO

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires acaba de adjudicar más de $ 3.300 millones a un club de empresas por obras, mantenimiento y limpieza en los hospitales porteños. El meganegocio fue adjudicado a los miembros de una cámara empresaria en la que participa el mejor amigo y asesor de Mauricio Macri, Nicolás Caputo. Sólo en limpieza, adjudicaron casi $ 1000 millones.
Las empresas están nucleadas en el Comité Argentino de Mantenimiento (Cemohra) y tienen una estrecha relación entre sí: son socias en la obra pública y se contratan mutuamente. Son constructoras o encargadas de mantenimiento pero ninguna presta el servicio de limpieza. Sin embargo, el Ministerio de Salud, que lidera Graciela Reybaud, incluyó en los pliegos la limpieza y se los otorgó a estas compañías.  Cuatro de las nueve firmas que ganaron están denunciadas por supuestos sobreprecios e irregularidades en este mismo servicio y la ministra volvió a adjudicarles el negocio.  
Los sobreprecios saltaron por una disputa entre el Sindicato de Obreros de Maestranza y las empresas. El gremio reclama deudas de aportes sindicales y cargas sociales, por lo que inició una serie de inspecciones para saber cuántos empleados de limpieza tenían estas constructoras. Se encontró con que ninguna presta el servicio.
Lo llamativo es que estas nueve constructoras, Dalkia-Lanusse, Indaltec, Mejoramiento Hospitalario, Mejores Hospitales, SES, Planobra, Lesko, Sehos y MIG, se presentaron a las 36 licitaciones en los hospitales y el negocio se terminó repartiendo entre ellas. Según el ministerio, son las únicas que encajaban en las condiciones exigidas en los pliegos de licitación. La más beneficiada fue Indaltec, con más de $ 800 millones. La segunda más beneficiada, SES, es la del amigo de Macri.  
La primera denuncia del gremio fue contra Mantelectric, Riva y Lesko por supuestos sobreprecios en el Hospital Durand y en el Piñeiro. Un arquitecto que trabajó para algunas de estas constructoras justificó los sobreprecios diciendo que los proveedores del Estado cobran tarde y la inflación los termina perjudicando.
A pesar de las denuncias, el mes pasado el ministerio renovó estas licitaciones a las mismas empresas. A Mantelectric y Riva les adjudicó $ 382 millones. Son $ 39,6 millones más que lo que presupuestó el ministerio. En el ministerio dijeron a PERFIL que le dieron el negocio a estas mismas empresas porque presentaron la oferta más barata y que los pliegos eran por menos dinero porque están desactualizados (son de febrero de 2014).
Sobre la empresa de Caputo, SES SA, el gremio de Maestranza nunca pudo conseguir datos oficiales sobre por cuánto subcontrata el servicio de limpieza.
En Salud aseguraron que el negocio del mantenimiento y limpieza de hospitales se distribuye de esta manera desde hace veinte años y que es necesario unificar en una sola empresa los servicios de obra pública, mantenimiento y limpieza.

Emilia Delfino