POLITICA RUPTURA INMINENTE EN LA CENTRAL SINDICAL

El moyanismo sale a buscar apoyos y profundiza el divorcio en la CGT

El camionero convocó a un plenario el miércoles. Daer dijo que el sector “dialoguista” no responderá a “cuestiones personales”. Nadie quiere pagar el costo del quiebre.

El moyanismo sale a buscar apoyos y profundiza el divorcio en la CGT.
El moyanismo sale a buscar apoyos y profundiza el divorcio en la CGT. Foto:S.U.

La alianza de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo pisará el acelerador esta semana y convocará a un gran plenario en la CGT. No habrá un cambio en el curso de acción, a pesar de las ausencias que hubo esta semana en la reunión del consejo directivo, donde se aprobó la adhesión a la protesta que impulsa Camioneros. Los “Gordos” e “Independientes” opuestos a esa estrategia tienden canales propios con el oficialismo pero aún nadie piensa en un quiebre formal. Unos y otros coinciden en un solo punto: nadie quiere dar el responso a la unidad.

Con la guía de los triunviros Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid, hay una voluntad firme de mantener el plan trazado en la cumbre de Mar del Plata, hace tres semanas, en el hotel de Barrionuevo. Allí se elaboró un duro documento que esta semana el consejo directivo de la CGT adoptó como propio. En el plenario, previsto para el miércoles, se expondrá el apoyo a la marcha desde las seccionales del interior y los aliados externos a la central.

Así, se busca aumentar la presión sobre los sectores que no apoyan la estrategia liderada por Moyano en medio de un fuerte enfrentamiento con el Ejecutivo. Esta estrategia es resistida por los principales gremios de servicios, un sector que ya constituye una virtual central dialoguista que trabaja al margen de la CGT a la hora de dialogar con el Gobierno. Su representante en el triunvirato, Héctor Daer, fue el encargado de marcar la distancia y advirtió: “Nuestra posición es clara, no vamos a poner a la CGT al servicio de ningún gremio ni dirigente”.

Sin dar un nombre, definió la marcha de Camioneros y las acciones en la CGT como una iniciativa de los Moyano. “Lo único que nosotros pedimos siempre fue seguir dialogando entre todos sin poner por delante ni la paritaria ni las cuestiones personales de nadie”, remarcó el representante de Sanidad. En off, referentes de este sector apuntaron a una intención de Hugo Moyano y su familia de utilizar a la CGT como un escudo ante sus problemas judiciales.

Sin embargo, entre los principales secretarios generales que hoy están enfrentados con el moyanismo, la intención es evitar declarar la ruptura y moderar las críticas públicas a sus colegas. “Hay que esperar que baje la espuma”, aclaró un influyente integrante de la mesa chica que gestó hace poco más de un año la reunificación. Por ahora, nadie ha interpuesto ningún recurso formal contra la reunión del comité ejecutivo, aunque Daer sí sugirió que las presencias fueron mucho menos de las declaradas.

El miércoles, Schmid aseguró que hubo 27 presentes sobre las 35 sillas que integran el comité. Daer, en cambio, afirmó que hubo solo siete. Los dos tienen parte de la verdad, porque muchos de los secretarios generales que integran el comité ejecutivo enviaron a sus adjuntos en representación, algo usual en muchas reuniones que no motivaron diferencias.

La ejecutiva de la CGT se conformó con representantes de las tres centrales que lideraban Barrionuevo, Moyano y Caló. Por eso la alianza de los dos primeros les permite lograr una mayoría. Sin embargo, no cuentan con los números para imponer una decisión en el marco de un Congreso Confederal, el órgano que puede elegir a una nueva conducción y un nuevo consejo directivo. En un Congreso, la representación está dada por el número de afiliados de cada gremio. Allí, vale más el peso de los gremios como Uocra, UPCN, Uatre o Comercio, que están entre los que más adherentes tienen. Todos ellos, están hoy en la vereda de enfrente del moyanismo.


Familiares de Once piden cambio de fecha

De forma insistente, varios familiares de víctimas del accidente ferroviario ocurrido en la estación de Once, el 22 de febrero de 2012, contactaron a dirigentes de la CGT esta semana. El reclamo fue siempre el mismo, modificar la fecha de la marcha convocada por Camioneros el próximo 22F, para que no coincida con el sexto aniversario de la tragedia que terminó con la vida de 51 pasajeros del Sarmiento.

Diversas fuentes del moyanismo consultadas por este medio coincidieron en señalar que el pedido será considerado. Sin embargo, Pablo Moyano confirmó ayer la fecha en un comunicado. “Sigue en pie y más firme que nunca”, afimró y calificó las dudas de “trascendidos mal intencionados”. La movilización fue lanzada como una protesta sectorial de Camioneros, pero con la suma de crecientes apoyos ha mutado a la marcha en una protesta contra la política económica del Gobierno.

Originalmente, el objetivo era que la movilización ocurra un jueves cercano al fin de mes. Esto ofrecía un margen para que si ocurrían incidentes o detenciones, se pudiera escalar las medidas con posibles paros o nuevas marchas. Cerca de los líderes del gremio advierten que la marcha es tan solo una de las herramientas de presión con las que cuentan y no se descarta activar un plan de lucha que incluya paros de las diversas ramas de Camioneros.



Temas: