POLITICA CAMBIO DE ESTRATEGIA

El núcleo duro del oficialismo ahora se saca fotos con Scioli

Foto:Prensa GPBA
Daniel Scioli elogia el Código Civil, arrincona a la oposición con políticas kirchneristas y les responde a empresarios críticos de la gestión nacional. El kirchnerismo ya no critica tanto como antes la gestión bonaerense, el gobernador es invitado por los peronistas para recorrer sus provincias y los referentes de La Cámpora comparten escenarios con él. Scioli goza en las últimas semanas de un kirchnerismo que le envía señales de tregua, mientras él se muestra más fiel al modelo que nunca.
“Hay algunas expresiones de empresarios que he escuchado en el coloquio de IDEA que me parecen ingratas e injustas. Porque no se puede desconocer que a lo largo de estos años han crecido todos los sectores productivos”, dijo ayer el gobernador bonaerense. Minutos después, se fotografiaba junto al diputado y referente de La Cámpora, Eduardo “Wado” de Pedro, en un nuevo aniversario de la ciudad de Suipacha. Una clara muestra de que incluso los jóvenes de La Cámpora ahora lo ven con otros ojos.
El sciolismo hace cuentas electorales y sabe que necesita del electorado ultrakirchnerista. “30+10” es la cuenta que hacen los sciolistas más optimistas. El 30 es el piso que creen poder conseguir con los votos peronistas, entre los que estiman que cerca de un diez por ciento es un electorado kirchnerista. Y el 10 es el porcentaje que Scioli puede aportarle a la elección. Con estos números sueñan con que gane la elección en primera vuelta. “El peronismo, como suele pasar, a medida que se acerca el momento en que se juega en serio el poder, empieza a resolver de manera más inteligente las cosas y sabe que si se quiere ganar, el candidato es Scioli”, explican en el búnker de campaña del ex motonauta sobre la luna de miel con el kirchnerismo. Pero también saben que este romance puede terminar de la noche a la mañana. Ante la incertidumbre que les genera el kirchnerismo, aseguran que el conflicto docente será uno de los parámetros para medir hasta dónde la Casa Rosada apostará por Scioli 2015.
“Se sabe que muchos de los gremialistas levantan la pata de las protestas cuando el gobierno nacional lo pide. Si tenemos un comienzo de clases tranquilo, es una señal de que no quieren ensuciarle la campaña”, repite un funcionario bonaerense. En la última semana, los docentes reclamaron –con paro incluido– por un aumento de la partida de educación en el presupuesto 2015.
En el entorno de Scioli, está dividida la biblioteca sobre si les convendría llegar a la elección sin otro candidato oficialista en la interna o si necesitan competir con otro postulante para fortalecer su propia candidatura de cara a las elecciones definitivas. Los primeros aseguran que en unas PASO en las que Sergio Massa y Mauricio Macri llegarán sin competidores, el porcentaje de votos que obtendrán será mayor al que sacará Scioli si compite contra otro candidato, y estos números finales podrían jugarle en contra en la opinión pública.
 Los segundos aseguran que la interna con otro postulante invitará a participar a más votantes y luego mostrará un Scioli fortalecido. Todavía no está claro cuál será el camino que le toque al gobernador.

Rosario Ayerdi