POLITICA RUTA DEL DINERO K

El nuevo abogado de Lázaro Báez encabezó polémicas defensas judiciales

Daniel Rubinovich es letrado del exjuez Galeano en la causa AMIA, asesoró a exdirectivos de TBA por Once y trabajó con policías acusados.

Foto:Cedoc

Lázaro Báez actuó con rapidez. Ante el impacto de las imágenes de su hijo Martín, contando fajos de dólares en la financiera SGI, conocida como La Rosadita, contrató nuevo abogado: Daniel Rubinovich.

Así, el empresario K se prepara con todo para frenar los embates que puedan suceder a partir de ahora en la causa que lleva adelante el juez Sebastián Casanello.

Rubinovich no es un desconocido en los tribunales. El letrado cordobés es defensor del exjuez Juan José Galeano en el juicio por el desvío de la investigación del atentado a la AMIA en 1994. En esa causa, Galeano es señalado como autor del encubrimiento que hizo fracasar el avance judicial. Allí, su estrategia junto a Darío Vezzaro es afirmar que que su representado ya fue juzgado y sobreseído en ese aspecto por el entonces juez Gabriel Cavallo.

El flamante defensor de Báez también tuvo una ardua tarea en el juicio por la tragedia de Once, donde murieron 52 personas. Allí, fue el estratega judicial de los exdirectivos de TBA, Luís Ninoná, director de la empresa, Daniel Lodola, gerente de la Línea Sarmiento, y Daniel Rubio, gerente de Administración y Finanzas de la compañía.

¿Su objetivo? Convencer a la Justicia de que el responsable del choque en la estación de Once fue el maquinista Marcos Córdoba. Con algunos de ellos tuvo suerte, pero con otros no. Así, mientras Lodola recibió la condena de 3 años de prisión con ejecución condicional, Ninoná y Rubio fueron absueltos.

Otro de sus trabajos fue defender al extitular de la Superintendencia Metropolitana de la Policía Federal, Hugo Lompizano, en la causa por el crimen de Mariano Ferreyra.

¿Cuál era el rol de Lompizano? Estaba en la Dirección de Operaciones de la Federal y, según Página/12, en su área se controló el video policial al que le faltaron nueve minutos de exposición. Justamente los momentos más críticos, cuando se retiraron los patrulleros federales y Ferreyra fue baleado. Lompizano fue condenado a dos años de prisión.



Redacción de Perfil.com