POLITICA CAMARISTA ACUSADO DE ENRIQUECIMIENTO ILICITO

El oficialismo retoma la ofensiva contra Freiler

Luego de fracasar la iniciativa para desplazar al juez cercano al kirchnerismo, se presentaron otras tres denuncias para someterlo a juicio político. En el Frente para la Victoria aseguran que eso no pasará en el corto plazo.

Camarista. Freiler se defiende y sostiene que hay una persecución del oficialismo en su contra.
Camarista. Freiler se defiende y sostiene que hay una persecución del oficialismo en su contra. Foto:Cedoc Perfil
El macrismo retomará la semana que viene la ofensiva contra el camarista Eduardo Freiler, a quien acusa de enriquecimiento ilícito. Lo hará en base a las tres nuevas denuncias que dos abogados presentaron el lunes, cuando se supo que el oficialismo no tendría los nueve votos para someter al juez a un jury.

Esas tres denuncias están basadas en investigaciones periodísticas. La acusación más fuerte, que fue revelada por La Nación, es la que vincula al camarista con la compra de un vehículo Mercedes-Benz utilizando cheques de un empresario que, en teoría, fue beneficiado por Freiler en un expediente.

Los consejeros del oficialismo pedirán este jueves en la sesión del Consejo de la Magistratura que se decida qué hacer con esas nuevas denuncias. La idea desarrollada por los técnicos es que se delegue la investigación en la Comisión de Disciplina y Acusación en pleno, pero que la voz cantante la lleve el diputado nacional Pablo Tonelli, quien preparó el dictamen anterior.

Si eso avanza, Freiler será llamado a declarar una vez más para que haga su descargo sobre los hechos descriptos. Y luego se añadirán los nuevos hechos a un dictamen ampliado, que unificaría la investigación original con ésta. Recién en ese caso, el oficialismo estaría en condiciones de citarlo a indagatoria y de preparar otra vez el escenario para someterlo a un juicio político.

El Frente para la Victoria, que tiene de su lado al consejero Jorge Candis (académico) en esta batalla política, sostiene que se podrían acumular nuevas pruebas al dictamen, pero aseguran que eso no podría pasar en el corto plazo. Los tiempos de la Rosada, sin embargo, no son los mismos que los de la oposición.

El Gobierno depositó en Freiler una discusión de fondo: hasta dónde tiene poder para desplazar a magistrados que considera ajenos a las ideas del oficialismo, y hasta dónde puede promover el ascenso de otros más cercanos. Pero tuvo que suspender la votación de la acusación contra el camarista porque, pese a que hasta último momento creía que tenía los votos, antes de la reunión clave, Candis dijo que no acompañaría la estrategia oficial.

En ese escenario, también hay reproches internos en el seno de Cambiemos. Algunos cuestionan el apuro en presentar el dictamen, otros dicen que sólo puede cuestionarse esa posición ahora porque se descubrió que no había consenso.

Incluso, en la oposición reconocen que la situación del camarista es delicada, porque además de las acusaciones sobre su enriquecimiento supuestamente ilícito, su futuro depende en rigor de una pelea entre el kirchnerismo y el macrismo por el control del Poder Judicial, algo que la Casa Rosada pretenderá resolver antes de las elecciones, y el kirchnerismo después.

Otra especulación nace a raíz del dato certero de que en diciembre dos senadores del Frente para la Victoria deberán dejar sus puestos en el Consejo de la Magistratura. Y entrarán otros dos que, aunque no se sabe quiénes son, podrían tener otra postura. Pero para eso habrá que esperar. Mientras tanto, la estrategia oficial es mantener viva la acusación, con la esperanza de que, en algún momento, se de el escenario para el jury.