POLITICA


El perfil de Gustavo Ferrari, nuevo ministro de Justicia bonaerense

Ingresó a la política con De Narváez. Luego fue sciolista y ahora trabaja con Vidal. El nexo con Daniel Angelici.


Foto:Cedoc

El flamante ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari, se desempeña como asesor general del gobierno de María Eugenia Vidal. El abogado, oriundo de Chivilcoy, ingresó a la política de la mano de Francisco De Narváez, con quien compartió alianza y bloque en la Cámara de Diputados, hasta que se fue con Daniel Scioli, dos años antes de que buscara ir por la presidencia. Pero ni bien Vidal ganó las elecciones asumió como asesor general. 

¿Hasta dónde llegan los lazos de Ferrari? En la política es parte de los funcionarios que, a pesar de los colores políticos, suele tender lazos con todos. En 2009 fue jefe de campaña de De Narváez, aunque ya lo conocía desde el año 2000 cuando compartió una cena en el Museo Renault, cuando lo invitaron a presentar una propuesta de reforma judicial que él había dirigido para el Consejo Empresario Argentino (hoy AEA).

Ferrari trabajó durante décadas para el sector privado, antes de llegar a la gestión pública. Dirigió compañías como Quilmes y Pepsicola y otras empresas del Grupo De Narváez. Siempre se mostró como referente judicial por su historia como abogado, fue docente de Derecho en varias universidades (Universidad Católica Argentina, Austral, Universidad de Buenos Aires y Monterrey) y estuvo a cargo de la Escuela de Abogacía de Buenos Aires.

Años atrás el diario La Nación consultó al entonces fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires, Germán Garavano (hoy ministro de Justicia de la Nación) su opinión sobre Ferrari: "Es muy serio, metódico y riguroso en el trabajo, algo que quizás contrasta con su simpatía extrema y con su carácter extrovertido. Es una persona muy intuitiva y excelente para las relaciones interpersonales. Siempre devuelve los llamados y mensajes en el día y está disponible en cualquier circunstancia. En el ambiente tribunalicio es respetado aun por aquellos que piensan distinto".

Político.
Tras su paso como diputado dentro del bloque con De Narváez, Ferrari tejió buenas relaciones con José "Pepe" Scioli, hermano del exgobernador. Era el año 2013 y desde entonces pasó a ser de confianza en la mesa chica del sciolismo. A tal punto que el entonces candidato a presidente dijo que si ganaba las elecciones lo pondría a comandar la exSIDE. 

Dentro de la política bonaerense a nadie se le escapa el dato de su nexo con Daniel Angelici, "operador judicial" según denunció Elisa Carrió. Actualmente se desempeña como secretario general de Boca Juniors y es uno de los hombres de mayor confianza del "Tano". Ese nexo hace que muchos miren a Ferrari pero vean detrás al amigo del presidente.



Redacción de Perfil.com