POLITICA POLéMICO

El picante monólogo de Baby Etchecopar sobre el peronismo

El periodista narró una historia suya y la relacionó con el peronismo y el kirchnerismo con fuertes críticas. Comparación con el fascismo y palos para la CGT. Audio.

Foto:Cedoc
En su habitual programa de Radio 10, el periodista Baby Etchecopar narró un fuerte y (como siempre) polémico editorial en el que criticó a los sindicalistas que se adhirieron a la masiva movilización convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT) este mediodía en el microcentro porteño.

El conductor también apuntó contra los peronistas y kirchneristasm con frases como "es un golpe de estado a Macri" y "la época de los montoneros si no la viviste sos un pendejo como los que están apoyando hoy a Cristina". Además, comparó al peronismo con el fascismo.

A continuación, el monólogo de Etchecopar:

Yo tuve una novia que vivía a una cuadra de la Quinta presidencial. En la época de Perón se me ocurrió ponerme de novio y yo vivía en San Isidro, pero como estaba tan enamorado de ella, porque fue el gran amor de la juventud, me iba caminando todos los días esos 8 kilómetros hasta Olivos. Y vos me vas a preguntar ¿Por qué? Porque Perón estaba en el poder y entonces había que apoyar al general y todos los días, dos, tres días, cuatro por semana, cinco, paro de colectivo, paro de trenes, paro de transporte, paro de esto y de aquello.

Después el amor fue creciendo y el peronismo también y se murió Perón. Entonces quince días caminando hasta Olivos porque nada funcionaba, porque estábamos de duelo peronista. Después volvimos y había que apoyar a Isabel y hubo que empezar con los paros de nuevo, y después un día vino López Rega, quilombo, bombos, los Montoneros, el ERP y un día caen los militares. Yo ahí ya no estaba más de novio.

Me acuerdo de los Torino blancos y negros de la policía cortando la calle, ya directamente te paraban, tenías que andar con documentos y después te mataban. Linda época. Una época que el que no la vivió es un pendejo como los que están en la Plaza de Mayo ahora apoyando a Cristina.

Después vinieron los militares, y tuvimos ocho o nueve años de una dictadura terrible, donde ya nadie pensaba en ponerse de novio, porque conservar la vida era suficiente, conservar la familia o que le peguen tiros al de al lado pero a mí no y poder decir "hoy zafé".

Después llegó la democracia y yo abrazaba a mi mujer y lloraba de alegría, "ahora el país sale", decía. Y con Alfonsín tuvimos tres años buenos hasta que se le ocurrió poner a Alderete en el ministerio de Trabajo y nos hicieron mierda el país. Empezó Ubaldini a hacer paros generales, paros parciales, porque "si no sos Peronista en este país no podés gobernar".

Porque esto que está pasando hoy acá no es por la queja de los maestros, esto que está pasando es directamente un golpe de Estado a Macri. Es un intento de golpe de Estado a la democracia y disfrácenlo de los colores que quieran, esto es desestabilizar la democracia, empezar a demostrar la debilidad del presidente para poder voltearlo y comérselo, y que vuelvan los peronistas. Esta gente que está en la Plaza son los que están atentando contra la democracia: Baradel, los sindicalistas…

Entonces yo hoy venía para acá -y díganme "gorila" y no me importa, se lo cuento a los pibes jóvenes-, y veía por Panamericana a los mismos micros, con las mismas banderas y los mismos punteros, cargando a la gente como ganado para traerlos a desestabilizar la Capital. Esto es bueno porque va generando un concepto de caos en un país en el que no hay caos. ¿Falta guita? Sí, ¿El Gobierno es un desastre? Sí. Todo se arregla con diálogo, no con esto. Hoy lo que están haciendo indirectamente es atentar contra la democracia para ver si pueden volver al caos.

Evidentemente de ahí adentro, todos los que están arriba del palco deben haber hecho muy buen negocio con la dictadura, porque la añoran, porque la necesitan. Necesitan de nuevo tener un Videla que los torture, que torture a los pibes, para victimizarse como Cristina que presenta una hoja que dice "soy una perseguida política", pero no explica cómo se mandó los choreos. Necesitan urgente un tipo con botas que venga a hacer del cuco malo y ellos decir "vieron, éramos tan buenos que nos sacaron a los tiros", como Isabel Martínez de Perón, la Triple A de López Rega, los Montoneros y el ERP, que nos dejaron sumidos en una guerra civil.

Entonces entre todos los que están hoy en la plaza hay descerebrados, gente que no sabe por qué va pero va, gente que la llevan de la nariz con un plan, hambreados por los mismos sindicatos, usados y utilizados. Y después están los ricos: los sindicalistas que después de esto a descansar, se van a las Bahamas con una puta, o se van a comprar a New York ropa para la puta, o le compran un nuevo departamento a la puta, porque no hablamos de los matrimonios. Estoy harto de ver esto en colores cuando ya lo vi en blanco y negro varias veces.

Hoy ya no tengo novia, es más no tengo ni mujer. Esta Argentina que es una tela de esmeril se va comiendo a tu familia, tu casa, tus bienes, hoy estoy solo así que no me importa. Hoy puedo esperar en un semáforo a que pasen con las banderas, puedo volver a escuchar esos bombos aborígenes, que parecen bombos legueros, para dar miedo a la distancia como pequeños pichones de gorila. Pero me da un poco de tristeza de entre tantos espermatozoides que caen en el mundo todos los días, haber caído en este país donde nunca se avanza, donde siempre se está en el mismo lugar. En este país donde se vive de la nostalgia, donde se hace culto a los muertos que en vida fueron unos hijos de puta, y se los endiosa después de muertos. En este país donde de pronto es el gatopardismo de que todo cambie y de que todo siga igual.

Y cuando hay un presidente -no me gusta este tipo, no me gusta ninguno-, pero cuando hay un tipo que se parece bastante a los que vimos en Estados Unidos, en Italia, en Francia, en España, tratamos de sacarlos a patadas porque no son peronistas. Y como el comienzo del fascismo es que "todo aquel que no piensa como yo está en contra y es un enemigo", no nos podemos imaginar un país sin peronistas, un país sin paros, un país sin cagados a trompadas, sin bombos, sin estruendos, sin la posibilidad de un conato de golpe de Estado. No podemos imaginarnos un país donde todos los días te levantes, leas el diario, salgas a trabajar, pagues los impuestos y te rías. No, tiene que ser un país así, con toda la muchedumbre en la plaza, con toda la muchedumbre cortando el tránsito, con los 8 millones de boludos que venimos a laburar para pagarle a esos que están en la plaza haciendo choripán.

Por eso me acordé de mi novia en este momento de nostalgia, porque me encantaría, ya que todo vuelve, volverla a ver con esos rulos y esos ojos celestes y esos pantalones oxford, esa virginidad y esa cruz de nirvana en su pecho, y poder caminar por las plazas de Olivos de nuevo, con esas mariposas en la panza que te dan ganas de enamorarte. Lástima que ya no tenés ni panza, ni coquillas, ni pantalón oxford, ni pelo, ni cruz de nirvana, no sos hippie y sin embargo vos fijate que las tácticas son las mismas: arcaicas, antiguas, demodé, viejas, truchas. Ahora con la diferencia de que estamos globalizados y esto se ve en el mundo como un papelón nacional. Y los países del mundo no dicen "pobres los argentinos", dicen "otra vez los argentinos", porque esto somos los argentinos. Evidentemente con la dictadura hubo mucha gente que hizo muy buenos negocios, y son los que están arriba del palco.