POLITICA DEBATE

El presidente Macri, otra vez envuelto en los Panama Papers

El caso del mandatario volvió a ser tema de debate en un evento de Transparencia Internacional. El Gobierno defendió su accionar.

Los Panamá Papers volvieron a incomodar al Gobierno nacional.
Los Panamá Papers volvieron a incomodar al Gobierno nacional. Foto:Cedoc
Una vez más el caso de los Panamá Papers vuelve al centro de escena y a incomodar al gobierno nacional por las empresas offshore del entorno del presidente Mauricio Macri. Fue durante una conferencia sobre "La lucha contra la corrupción: avances y retrocesos en Sudamérica y en la Argentina".

Allí, el presidente de Transparency International, José Ugaz se refirió al uso de este tipo de compañías. Si bien aclaró que de por sí no implica un delito crear una, dio una muy buena definición: "La offshore es como un cuchillo, puede servir para preparar una magnífica cena o puede servir para matar a alguien".


"Las empresas offshore no son delictivas en si mismas pero investigaciones del Banco Mundial y la última de la OSD sobre 400 casos de corrupción, un altísimo porcentaje, más del 70% de los pagos de sobornos transacionales fueron a través de empresas offshore. Son contados los casos en los que uno busca el anonimato para proteger su privacidad, su seguridad. En la mayoría de los casos es para sobornar, para defraudar impuestos, para lavar dinero y esa es una realidad innegable".

En las imágenes de la exposición se puso en pantalla el caso del Presidente. Ugaz explicó las salvedades de los casos y añadió: "En Transparencia Internacional no estamos pidiendo que se eliminen las empresas offshore, pero si que exista un registro global que permita identificar quien es el último beneficiario de esa sombría persona jurídica para saber de que estamos hablando. A través de las offshore han viajado dineros de los diamantes de sangre del África, dineros para la compra de armas, para el ISIS en Siria. Es decir, este esquema de los Panamá Papers ha servido para potenciar la delincuencia organizada a nivel mundial".

"Así como se han pervertido otras instituciones que históricamente han tenido otro objetivo, el asilo político, el secreto bancario, la inmunidad de los congresistas y los políticos que se han convertido en escudos para los corruptos, también las offshore tienen que volver a su origen fundamental que es activar el tráfico societario y de la economía sin abrir espacios para que la criminalidad organizada y la corrupción aprovechen de esos nichos", finalizó ante la mirada del presidente y CEO de PERFIL, Jorge Fontevecchia que ofició de moderador del evento.

Defensa. Paso siguiente fue el turno del Secretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Pablo Clusellas, quien defendió al Presidente en este asunto: "Una offshore en los '80 era una posibilidad para hacer una inversión y en la Argentina era una cosa normal. En mi profesión me tocó tener relación con abogados externos. Es cierto que mismo Panamá las promovían, como Uruguay, la idea que se constituya una sociedad, no para un hecho ilícito. Es cierto que en los últimos años la offshore fue perdiendo mucha más confianza de la que tenía en otra época y los países que la promovían lo dejaron de hacer porque la primera utilización fue mal utilizada. Se fue deteriorando y bueno lo que preocupa ahora son los porcentajes para las cuales se usa y deben ser más para una razón ilícita que lícita", señaló.

En ese sentido, recalcó: "Lo que decimos desde el primer día es el concepto de transparencia. Hoy si no hay transparencia es muy difícil que un negocio se desarrolle, gane confianza y uno parte de la base de una sociedad opaca como es una offshore, arranca muy mal. Lo que sucedió en el mundo de hoy es que los índices de transparencia, de información, son cada vez más altos. Las comunidades de negocios aceptan lo transparente. En la medida incrementen esos índices lo van a dejar de lado".

Sobre el rol de Macri en las empresas offshore, aclaró: "La información que tengo es que eran sociedades de la década de los '80, desconozco si eran nominados o innominadas. Les recuerdo que en el caso del Presidente no es que está sospechado, entre comillas, de tener una participación como accionista sino haber sido nombrado director de las compañías. En los '80 había un nominado, pero era nominado un tercero. En ese caso fueron para hacer negocios en Brasil y son finalmente fondos que fueron declarados, fondos del padre o de las empresas".