POLITICA DE LA GESTION AL PROSELITISMO

El Presidente ya recorrió más de 14 mil kilómetros en apenas 21 días

Desde que empezó la campaña, Macri visitó trece distritos. Con la Provincia pareja, buscan nacionalizar el resultado.

El Presidente ya recorrió más de 14 mil kilómetros en apenas 21 días
El Presidente ya recorrió más de 14 mil kilómetros en apenas 21 días Foto:Telam

El discurso oficial es que está dedicado toda la mañana a cuestiones de gestión y que recién por la tarde se pone el chip de campaña. El kilómetraje oficial, en tanto, marca que desde que comenzó la campaña electoral Mauricio Macri ya recorrió más de 14 mil kilómetros para hacer proselitismo por los candidatos de Cambiemos.

Desde el viernes 14 de julio, cuando arrancó formalmente la campaña para las PASO, el Presidente se puso la campaña al hombro. Ayer, la parada lo llevó a Bahía Blanca, donde sumó 1.200 kilómetros más a su recorrido.

A pesar de que los números no les permiten estar confiados, en Casa Rosada se muestran optimistas. “La única vez que se gana en serio es en octubre, pero soy optimista de que también vamos a ganar en agosto”, expresó un funcionario macrista. Por las dudas, en el Gobierno ya se hicieron a la idea de que pueden llegar a perder contra Cristina Kirchner el próximo domingo, pero por un reducido margen que les permita dar vuelta el resultado en las generales de octubre.

“La verdad es que nos va a ir bien todo el país, y esa es la realidad sobre la cual vamos a seguir trabajando”, agregan. El mensaje será claro: aunque pierdan en la Provincia van a salir a aclarar que serán la fuerza más votada en todo el país.

Acompañado de María Eugenia Vidal y los candidatos a legisladores (Esteban Bullrich, Gladys González, Graciela Ocaña y Toty Flores), ayer Macri reforzó su discurso de contraste entre pasado y futuro, que viene repitiendo en cada acto, en el que también se repite el escenario 360° característico del PRO y que ahora emulan otros partidos.

¿Por qué no aplicaron las soluciones cuando gobernaron?”, se preguntó el Presidente con tono proselitista. La destinataria principal es Cristina, quien hoy lidera casi todas las encuestas. Sin embargo, también engloba a Florencio Randazzo y Sergio Massa, ambos con pasado en la administración kirchnerista. Por eso dijo no entender a “a señores y señoras que han gobernado tantos años y que ahora de golpe con distintos partidos y distintas propuestas dicen que tienen soluciones”.

Esa lógica es la que viene repitiendo desde que empezó la campaña, adaptándola a las realidades de cada distrito, ya sea en el conurbano bonaerense, en Mendoza, en Misiones o en Jujuy. Porque la estrategia que se diseñó en el comando de campaña de Cambiemos es la de no concentrar todos los esfuerzos en la provincia de Buenos Aires. En Misiones fue explícito: “No se decide la calidad del gobierno local, sino hacia dónde queremos que vaya el país”. Justo donde el gobernador, Hugo Passalacqua, es un opositor que tiene un buen vínculo.

Para seguir con esta estrategia, el Presidente tiene previsto una ajetreada agenda para los próximos días. Hoy estará en Entre Ríos, el martes irá al interior bonaerense y el jueves cierra en Córdoba. Más millas.

En el medio, el miércoles compartirá escenario con otras dos figuras de Cambiemos: Elisa Carrió y Horacio Rodríguez Larreta, en el cierre porteño en el microestadio de Ferro. Al Conurbano, por ahora, no está previsto que vuelva a ir. Es justo la región donde peor imagen tiene.