POLITICA FAMILIA PRESIDENCIAL


El primo de Macri dice que vende y luego se retira

PERFIL COMPLETO

Tras las relevaciones de Lázaro y Martín Báez sobre los nexos empresariales y los negocios en común con el primo de Mauricio Macri, Ángelo Calcaterra, el empresario se refugió esta semana entre operadores del PRO y colegas. Entre los funcionarios que visitó, con y sin despacho oficial, les soltó un mismo pensamiento, según pudo reconstruir PERFIL: es momento de retirarse, ya que, según cree, todos sus movimientos son vigilados con recelo.
“Me voy a jubilar, ya está”, alcanzó a decirle a uno de los funcionarios macristas. También intentó buscar consuelo en Carlos Grosso, el ex intendente menemista que está más activo que nunca en la relación con el poder.
Desde que su nombre surgió en la causa por lavado de dinero que investiga el juez Sebastián Casanello, se puso a disposición de su primo. Macri, no obstante, no le pidió en ningún momento que venda Iecsa, la histórica constructora que Franco Macri le había cedido a fines de 2007 a su sobrino. Hoy Calcaterra vive momentos complicados: asegura que no importa si una licitación es “transparente”, siempre irán contra él si se llega a presentar. Sin la obra pública del Estado, resolvió, es mejor vender la empresa. “Si es todo transparente no tenés por qué no presentarte”, le alcanzó a decir Macri. Por estos días, Calcaterra analiza si continuar con su flamante Banco Interfinanzas y una aseguradora, que atesora para hacer buenos negocios en el sector privado. Pero desconfía. Afirma que no hay buen clima para hacer negocios con ese apellido y que la “cruzada por la transparencia” que arrancó su primo puede salir mal y poner un freno en la obra pública. A todo esto, el Gobierno nacional le debe millones de pesos en concepto de obra pública ya adjudicada que avanzó y nunca se pagó.

Ezequiel Spillman