POLITICA PRESUNTOS SOBORNOS

El primo de Macri, envuelto en el pago de coimas de Odebrecht

Un medio de Brasil reveló documentos que complican la situación de Ángelo Calcaterra, titular de IECSA.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

La constructora Iecsa, de Angelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri, estuvo involucrada en el pago de coimas por el Soterramiento del Ferrocarril Sarmiento.

Así lo reveló hoy el sitio de O Estadao do Sao Paulo, luego de acceder a un documento oficial de la investigación sobre los sobornos de Odebrecht.

La información surge especialmente de e-mails obtenidos por la Policía Federal de Brasil durante la investigación. Las pruebas que comprometen a Iecsa aparecieron en correos y anotaciones obtenidas del back up de la computadora de Mauricio Couri Ribeiro, ejecutivo de Odebrecht en la Argentina durante gran parte del kirchnerismo. Allí, el empresario dejó asentado que un representante de Iecsa, de nombre Sánchez Caballero, mantuvo reuniones para tratar el pago de coimas a funcionarios argentinos. Javier Sánchez Caballero es un gerente de Ieca. Los sobornos, según la investigación, estarían destinados a funcionarios kirchneristas.

En la computadora analizada, hay al menos cinco mensajes relacionados con el pago de coimas en el Soterramiento. En uno de ellos, de junio de 2010, se cita una reunión para debatir el pago de un soborno con Sánchez Caballero. Couri Ribeiro apuntó la frase: “DGI-Contacto Directo”. Los investigadores detectaron que Marcelo Odebrecht y los ejecutivos de su compañía, investigada en Brasil y Argentina por pagar sobornos por US$ 35 millones, utilizaban una clave para referirse al pago de coimas: DGI.

En la Argentina, la sigla DGI corresponde también a Dirección General de Impuestos. En los e-mails del ejecutivo de Odebrecht, la sigla DGI aparece junto a otros items. "impuesto a los sellos", "Sellado" y "pagamento de IVA". Los investigadores brasileños relacionaron la sigla DGI con el pago de sobornos en base a los testimonios de los ejecutivos arrepentidos.

Los periodistas Fabio Serapião, Beatriz Bulla e Fausto Macedo publicaron que “en otro mensaje, titulado “Reunión Sarmiento”, Couri Ribeiro relata tres valores de DGI (coimas) por un total de US$ 20 millones. En el mismo e-mail cita a Lourenço Ghella, de la empresa italiana Ghella, miembro del consorcio de la obra del Sarmiento junto con Odebrecht, Iecsa y Comsa.

El responsable de gestionar los pagos de Odebrecht era el ejecutivo Fernando Migliaccio, quien también ayudó en 2010 a Couri Ribeiro a destrabar un sospechoso pago a Manuel Vázquez, testaferro y asesor del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime. En febrero de 2010, Vázquez reclamó al representante de Odebrecht en Buenos Aires, Couri Ribeiro, el pago de US$ 80 mil. Para los investigadores brasileños, se trata de una coima en el marco del soterramiento del Ferrocarril Sarmiento. Vázquez estaba enojado porque el dinero no llegaba. “Estimado Mauricio, en el extracto de la cuenta no existe ese depósito”, escribió. “Todo este proceso es vergonzoso”, agregó.

Ante la falta de pagos, Ribeiro acudió al hombre que podía destrabar el problema: Fernando Migliaccio. El 23 de marzo de 2010, Migliaccio respondió a los pedidos de su colega en Buenos Aires. “Querido Mauricio. Ya tengo la respuesta de mi banco para su socio. No me gustaría mandar este material por este mail. Tenés algún otro, por favor. Te busqué varias veces en el día para explicarte la estrategia que pensamos para solucionar este problema”. Ribeiro le respondió a los 20 minutos: “Estoy en el teléfono negro con otra persona. Te llamo cuando termino”. Los mails constan en la causa de Brasil.

El dinero para Vázquez fue transferido desde la offshore Klienfeld a otra offshore, Pribont. El ejecutivo Luiz Augusto Franca declaró que Klienfeld era la principal vía para realizar los pagos ilegales. Migliaccio transfería el dinero de la offshore hacia las cuentas offshore que manejaba uno de sus socios. “Nunca al destinatario final”, contó Vinicius Bogarin, otro de los arrepentidos. La offshore llegó a tener US$ 15 millones en una cuenta en el banco Antigua Overseas Bank (OAB). En 2010, el banco empezó a tener problemas de liquidez, justamente cuando Vázquez reclamó tener problemas con su depósito. En octubre de 2010, Odebrecht debió migrar las cuentas de sus offshore y les encargó a Migliaccio y a sus colegas que compraran las acciones de otro banco: Meinl Bank Antigua.

Qué dicen los argentinos. Desde que el escándalo de las coimas salió a la luz, Iecsa busca despegarse de los brasileños, a pesar de que siguen compartiendo el consorcio de la obra del ferrocarril, que el gobierno de Macri decidió financiar.

“Nosotros desconocemos el tema de Odebrecht  y no tenemos nada que decir”, agregan sobre el pago de coimas a funcionarios argentinos.

Voceros de Iecsa aseguraron a PERFIL que la empresa no fue citada ni por la Justicia brasileña ni por la argentina en relación a este tema. "Iecsa desconoce irregularidades que pudieran haberse desprendido en la obra del soterramiento del tren Sarmiento".