POLITICA PLAN PARA 2015

El PRO quiere sumar radicales en el interior para llegar al ballottage

Macri le pidió a Michetti que recorriera distintas provincias para tejer alianzas con la UCR. Además, busca nuevos candidatos.

PERFIL COMPLETO

Foto:AG La Plata

Cuatro importantes dirigentes de la UCR de Córdoba fueron a visitar hace apenas dos semanas a Gabriela Michetti en el Senado. A pocos minutos de comenzar la reunión, los cuatro se miraron cuando la ex vicejefa extrajo un papel pequeño y con una birome dibujó un círculo. Lo dividió en cuatro y les explicó: “Una mitad la tienen (Daniel) Scioli y Sergio (Massa), en la otra están ustedes y nosotros, si estamos juntos nos aseguramos ir al ballottage”.

Mauricio Macri le encargó a Michetti la difícil tarea de encarar un acercamiento al radicalismo, en particular a los dirigentes que pretenden ser una opción de poder en 2015. Para ello, la habilitó a mostrarse con Julio Cobos y con Elisa Carrió, la principal impulsora de un acercamiento del Frente Unen al PRO.

En particular, la propuesta de Michetti es intentar armar un espacio “superador” al macrismo y al radicalismo que pueda ser alternativa ganadora con el líder del PRO como candidato a presidente, con un vice de la UCR y con la posibilidad de ganar ocho gobernaciones.

La estrategia de seducción tuvo uno de sus primeros capítulos hace aproximadamente un mes. Se dio cuando Michetti invitó a su casa de Balvanera al titular de la UCR, y también precandidato a presidente en UNEN, Ernesto Sanz.

Con una picada completa, con diversos quesos y fiambres, le propuso que tomara el liderazgo y se pusiera al hombro la creación de un nuevo frente, bajo la experiencia de la Concertación chilena, que incluyó socialdemócratas, liberales y movimientos obreros, que pueda derrotar al peronismo. Con el halo de amistad que mantienen desde hace años (ella suele ir con su novio a San Rafael a disfrutar de sus vacaciones con Sanz y su esposa), el radical se entusiasmó con la idea pero puso un reparo: sus orígenes históricos en el espacio no deberían desvanecerse por un frente. Michetti argumentó que si él no lideraba los futuros candidatos a gobernador, como José Cano en Tucumán o Ricardo Buryaile en Formosa, serían quienes impulsaran de “abajo hacia arriba” a cerrar un acuerdo más amplio. El eje central, en este marco, es la negativa del socialismo y de Proyecto Sur, entre otros, a integrar al macrismo.

Sanz prometió seguir pensando. Michetti no es la única habilitada para la tarea de armar vínculos con otros espacios. Al senador Diego Santilli le encargaron entablar el diálogo con los peronistas del Congreso, en particular los pesos pesados de la Cámara alta, donde pululan ex gobernadores y futuros candidatos.

“Mauricio le dijo a Gabriela que se vienen tiempos de diálogo, y por eso hay que tender lazos e interiorizarse de los problemas de las provincias. Si bien aún no hablamos de un acuerdo, sí avanzamos en establecer lazos”, confía uno de los armadores del PRO

Mientras tanto, si bien Michetti confiesa ante sus asesores que no lo decidió, si finalmente se presenta para competir por la sucesión en la jefatura de Gobierno tiene en la mira a un peronista como posible compañero de fórmula. Santilli y el legislador porteño Cristian Ritondo son los dos nombres que primero surgen en su cabeza.



Ezequiel Spillman