POLITICA LA PUJA EN EL CONGRESO

“El proyecto de ley de emergencia social es una buena idea que no se trabajó como corresponde”

.

Living. Dice que Máximo Kirchner está “dispuesto al diálogo”.
Living. Dice que Máximo Kirchner está “dispuesto al diálogo”. Foto:Pablo Cuarterolo
—¿Qué balance hace del trabajo en el Congreso?
—Se aprobaron muchas leyes que necesitaba el Ejecutivo. Vamos al recinto con 87 diputados y se necesitan 129 para el quórum, y hay que lograr los consensos para las leyes. El primer objetivo fue lograr la confianza para lograr esos acuerdos. Y el balance es una Argentina nueva, donde hay tolerancia y diálogo. Para destacar: diputados jóvenes como Massot, Lospennato, Laspina, Bossio, Marco Lavagna y hasta Kicillof que son de una nueva generación que dan la dinámica de este nuevo Congreso. O la experiencia de Mario Negri o Graciela Camaño.
—¿Qué opina de la ley de Emergencia Social que viene del Senado?
—La emergencia es lógica, los números dan cuenta de la pobreza que hay. Ahora, estas cuestiones de fondo no se solucionan con proyectos hechos a la ligera ni buscando frases resonantes. Es una buena idea que no se trabajó como corresponde y fue una sorpresa para la racionalidad que tuvo el Congreso. Es una ley que termina como una expresión de deseo o una ley netamente política.
—¿Habla con Máximo Kirchner?
—Hablo con todos los diputados y mucho más con quienes tienen relevancia en distintos bloques.
—¿Cómo se lleva con él?
—Me llevo bien, es una persona con una conducción política. Primero fue una necesidad, pero me encontré con una persona educada e inteligente dispuesta al diálogo.
—¿Cómo juega Carrió cuando dinamita acuerdos?
—Hemos tenido altos y bajos. Los actores más difíciles son los que legitiman con la sociedad, como Lilita o Sergio (Massa) ya que están observando a la sociedad y son muy visibles. Su accionar está auditado por la opinión pública. Hay que tener en cuenta sus necesidades políticas.
—Pero Carrió es parte del oficialismo
—Aunque lo sea, nunca pierde su identidad. Y eso a veces genera fricciones, pero cuando salís a la calle, la sociedad la observa, y eso condiciona. —¿Y Massa?
—Nos conocemos hace mucho. Siempre va a ser más difícil porque tiene un posicionamiento político y cada ley la tiene que mirar con respecto a su objetivo político, y no es un actor fácil. En lo humano ha sido el mejor año en la relación personal.
—¿Aliado u opositor?
—Fue un aliado, aunque sea un opositor. Hemos llegado al quórum porque el Frente Renovador y el peronismo de Bossio y Romero se sentaron.