POLITICA

El robo a la casa de Massa, un posible "boomerang" en el tablero electoral

Analistas políticos evaluaron para Perfil.com los efectos del asalto al intendente de Tigre. Opinan Mora y Araujo, Fornoni y Fraga.

PERFIL COMPLETO

Foto:DyN.

A días de las internas abiertas, el robo del prefecto Alcides Díaz Gorgonio a la casa del intendente de Tigre, Sergio Massa, generó un virulento enfrentamiento entre el precandidato a diputado del Frente Renovador y la Casa Rosada con consecuencias impredecibles en las urnas.

Por eso, Perfil.com consultó a reconocidos analistas de la política argentina sobre si el asalto a la propiedad del tigrense puede perjudicar al principal adversario del Gobierno en su carrera por representar en el Congreso a la provincia de Buenos Aires.

Para el sociólogo Manuel Mora y Araujo, este hecho delictivo en plena campaña "puede perjudicar a Massa, pero no es seguro". "Me parece improbable, sobre todo porque los votantes suelen ser poco sensibles a hechos resonantes en medio de las campañas. El balance es impredecible. Algo tiene que decir. Hay un argumento del oficialismo porque (Massa) no lo denunció en su momento", evaluó. "Hay que esperar", señaló.

Sobre la rápida reacción mediática de Massa, el consultor señaló a Perfil.com que "en principio, fue una movida correcta". "Todo depende de que tenga para decir y cuán convincente resulta al votante medio", aclaró. "El robo en sí no me parece que lo debilite, aunque sea un golpe a su política de seguridad, que tampoco es un tema tan decisivo en esta campaña", añadió.

Por su lado, la directora de la encuestadora Management & Fit (M&F), Mariel Fornoni, señaló a este medio que "hasta el momento los hechos parecen favorecer a Massa quien, si bien no instaló el tema, hizo la denuncia gracias a sus famosas cámaras, que le permitieron ver quién y cómo fue para poder detenerlo".

Fornoni estimó que las acusaciones de la Casa Rosada al tigrense "podrían convertirse en un boomerang que podría perjudicar al Gobierno, al estilo del caso de la efedrina con Francisco De Narváez en el 2009". "Pero para ello hay que esperar el transcurso de los próximos días", relativizó.

No obstante, la consultora remarcó que "si el hecho va a impactar en la intención de voto, aún no se puede saber: hay que esperar que el hecho decante en la opinión pública y también ver cómo evolucionan los hechos y las acusaciones".

Según la opinión de la consultora, "en principio el Gobierno ya cambió varias veces de opinión en el mismo día: Berni dijo que después de ver las cámaras parece que no es un hecho de inseguridad;  Insaurralde, duda de lo que pasó. Por otra parte, Verbitsky fue quién instaló el tema y plantea que Massa no puede ni cuidar su casa".

Mientras tanto, el director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría, Rosendo Fraga, advirtió a Perfil.com que "el robo no es un tema cerrado ni mucho menos, sino que será materia de un fuerte conflicto político-electoral en las próximas horas. Por esta razón, no es claro todavía a quién beneficiará o perjudicará". "Sí evidencia que la campaña negativa en Argentina está utilizando un delito penal perpetrado con armas y no sólo denuncias legales o mediáticas, y ello no es un tema menor", detalló.

Para Fraga, "una variante de la campaña negativa es la de golpear con denuncias al contrincante en la semana previa a la elección, de manera que no tenga tiempo de recuperarse. Una denuncia realizada dos o tres días antes de las elecciones, que afecta a un candidato, pero que se aclara después de la elección, puede generar un daño electoral, aunque después se demuestre que lo denunciado no era cierto". "Este es el contexto en el cual se hace público el robo que sufrió Sergio Massa hace dos semanas", apuntó.  

Asimismo, recordó que "ya anteriormente, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, cuando dijo públicamente que en Tigre vivían los narcotraficantes más grandes del mundo, anticipó una línea de campaña negativa en su contra, de fuerte contenido. Massa pidió al fiscal de Tigre que investigara la veracidad de los dichos de Berni, pero el funcionario fue cuestionado desde el oficialismo y la causa no parece haber avanzado".  

"Ahora, el robo en el domicilio de Massa, podría ser explicado como un hecho tendiente a mostrar que su mérito en materia de seguridad pública, punto fuerte de su campaña, no tiene sustento, dado que no puede proteger ni siquiera su propia casa en un barrio privado", prosiguió.

Finalmente, el politólogo consideró: "Esto podría explicar por qué Massa se limitó a hacer a través de su esposa la denuncia policial y judicial tratando que no se difunda el hecho. Pero que el robo haya sido realizado por personal de la Prefectura que presta servicios en la misma Secretaría de Seguridad que conduce Berni, presenta un dato políticamente complicado para él y que hasta ahora, el Intendente de Tigre parece haber preferido no usar". "A su vez la versión de que dicho personal de seguridad ha trabajado para Massa, da al oficialismo un argumento de contra-ataque", concluyó. 

(*) De la redacción de Perfil.com.



Diego Gueler (*)