POLITICA CRISIS EN LA CENTRAL OBRERA

El sindicalismo medió para retener a Pablo Moyano en la mesa de la CGT

Schmid, miembro del triunvirato, se reunió el jueves con el dirigente de Camioneros y su padre para evitar su salida. Tensión por la suspensión del paro y la relación con el Gobierno.

Malestar. Las críticas de Pablo Moyano a la CGT generaron malestar en el triunvirato. El líder de Camioneros amenazó con no seguir.
Malestar. Las críticas de Pablo Moyano a la CGT generaron malestar en el triunvirato. El líder de Camioneros amenazó con no seguir. Foto:cedoc
Cuando empezaba a flaquear la unidad de la CGT, uno de los tres caciques de la central obrera participó de una cumbre con la familia Moyano para apaciguar las críticas de Pablo, el líder de Camioneros. Se trata de Juan Carlos Schmid, secretario general de Dragado y Balizamiento, también integrante del moyanismo. La reunión se hizo el jueves a la tarde.

Allí se acordó que Camioneros seguirá teniendo su lugar en la mesa chica de la CGT. Pero no está claro si ese puesto estará en manos del hijo de Hugo Moyano. “Hay que despersonalizarlo”, dijo Schmid. “Yo creo que Camioneros, como institución –yo quiero despersonalizar esta cuestión–, no se va a ir de la Confederación General del Trabajo”, afirmó en declaraciones radiales. En Azopardo circula la versión de que si Pablo no se siente a gusto con el acuerdo de la CGT con el Gobierno podría ocupar su lugar Omar Pérez, otro moyanista.
También, minimizó las críticas de Pablo. “Siempre ha tenido una personalidad, no ahora, también cuando era mucho más joven. Inclusive cuando estaba en el comando Hugo Moyano”, indicó.

El secretario general de los Camioneros cuestionó el acercamiento de la central sindical al Gobierno y calificó el anuncio del bono de fin de año como “migajas”. Con una postura más cercana a la de sectores radicalizados, Pablo se mostró propenso a realizar un paro general contra la administración de Mauricio Macri.
Schmid cuestionó a Hugo Yasky, de la CTA, quien también había sido duro con el acuerdo. “Yasky ha manifestado que nosotros hemos humillado a los trabajadores con esta negociación y yo creo que no hay mayor humillación que un dirigente sindical llegue a estar al frente de una organización por una resolución del Ministerio de Trabajo”, tiró.

En la CGT, en tanto, hay malestar con los sectores más combativos porque, sostienen, están vinculados al kirchnerismo. Entre ellos, señalan a Sergio Palazzo, titular de La Bancaria, quien anunció un paro de su sector para octubre. Schmid lo cuestionó de manera directa: “Están en una postura política alrededor de la doctora Cristina Fernández que yo particularmente no comparto, no voy a estar nunca cercano a esa posición y eso agrega una cuota de confusión en el medio de todo esto”.

Por otra parte, el 2 de diciembre habrá una reunión en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) para resolver si Schmid continúa en su cargo de secretario general o pide licencia y da un paso al costado. Además de ser miembro del triunvirato de la CGT, Schmid ocupa su cargo en la CATT y en su propio gremio. Pero seguirá como uno de los comandantes de la central obrera. El miércoles habría una reunión con el Gobierno y los empresarios para definir un bono a los privados.