POLITICA UN ALIADO DEL GOBIERNO EN PROBLEMAS

El sindicalista Omar “Caballo” Suárez fue denunciado por acoso

Una empleada del sindicato presentó la demanda ante la Justicia y el Inadi. El gremialista niega la acusación y dice que es por una interna.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

El sindicalista Omar “Caballo” Suárez afronta más denuncias por presunta extorsión a empresarios y sospechas de irregularidades en el manejo de fondos del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), como viene revelando PERFIL. Este aliado del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y, en especial, del ministro Julio De Vido tiene una denuncia por supuesto acoso sexual en la justicia laboral y ante la Dirección de Asistencia a la Víctima del Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi), según los expedientes a los que accedió PERFIL. Suárez negó los hechos denunciados y los adjudicó a una interna gremial.

La demanda fue iniciada por una ex empleada del SOMU, de 25 años, cuya identidad se reserva en este artículo. La joven desempeñó tareas en Recursos Humanos del sindicato entre mediados de 2012 y mayo de 2013. Ante el juzgado de Trabajo Nº 10 dijo que durante un tiempo se le asignó un nuevo rol como secretaria de Suárez de manera temporal, y que a partir de ese momento comenzó a ser objeto de un “sistemático acoso” y propuestas de mejoras económicas y viajes al exterior. Todo culminó con un supuesto hecho de violencia y su porterior despido. Voceros del Inadi confirmaron la denuncia y el inicio de un expediente, pero dijeron que se archivó porque la denunciante no aportó testigos. Confirmaron que fue despedida del SOMU “sin causa”.

La empleada dijo al juzgado que acudió al jefe de Recursos Humanos del gremio, Gustavo Bautista, para contarle que era acosada: “Le expliqué lo que me estaba pasando, que necesitaba imperiosamente trabajar, a lo cual me respondió que Omar Suárez se maneja siempre así” y prometió gestionar su traslado, cosa que cumplió. Pero más tarde la joven debió asistir a un viaje de trabajó que habría sido el detonante del fin. “Suárez me mandó a llamar para que lo acompañe a Puerto Madryn para que lo ayudara a organizar al personal de los hoteles del sur. Ese viaje lo realicé con María José Salomón –dirigente del SOMU–. La realidad es que no era lo que me pintaron, tenía que ver cómo estaban trabajando obreros de la construcción. No bien llegamos comenzó el insistente e insoportable acoso”, dice en la demanda. Por la noche, tras un último episodio, la mujer se habría encerrado en un baño. Suárez, tras el incidente, habría llamado a una de sus ex secretarias de confianza, de nombre Marina, quien habría viajado desde Buenos Aires para calmar a la empleada. Al día siguiente, regresaron a la joven en micro a Buenos Aires y fue despedida.

Suárez dijo a PERFIL que el caso de acoso no existió y que la denuncia es parte de una interna sindical en su gremio. La interna comenzó este año, pero la denuncia es de 2013. Así consta en el expediente del Inadi. El sindicalista negó que la denunciante haya cumplido funciones como su secretaria o que haya viajado a Puerto Madryn. Cuando este diario le preguntó si él había estado en Puerto Madryn durante los días en que habría transcurrido el hecho, dijo que no lo recordaba, que suele viajar. “Voy a ir a declarar ante el juez si es necesario y voy a iniciar acciones legales”, agregó. Ante la Justicia, el abogado de Suárez presentó una extensa respuesta en la que niega todos los hechos denunciados, incluso niegan el viaje de la joven a Puerto Madryn y dice que el despido fue en el marco de otros. Según fuentes de la causa, el viaje de ida fue en avión. El de regreso fue en micro.



Emilia Delfino