POLITICA IGNACIO PURCELL MENA

El supuesto testaferro de Monzer al-Kassar opera en el país con DNI argentino

Tiene doble nacionalidad e identidad. Hace negocios en Mendoza, además de España, Marbella y Africa.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

Desde Ginebra
Antes de ser detenido y extraditado a Nueva York, donde lo condenaron en 2009 a treinta años de cárcel por tráfico de armas, el sirio Monzer al-Kassar se dejó fotografiar mansamente con su presunto heredero, el chileno Ignacio Purcell Mena, hipotéticamente considerado una especie de hijo adoptivo del célebre narcoterrorista. El retrato aquí revelado saca del anonimato a su vástago conjetural. Hasta hoy encarnaba un personaje sin rostro, cuyo nombre y nacionalidad resultaban inasibles. Pistas convergentes lo detectan en las sombras de las finanzas y negocios oscuros entre el norte de Africa, el Cono Sur, Europa y los Estados Unidos. En sus antecedentes resalta una caída en prisión en su país natal durante su temprana juventud, consecuencia de una cadena de fraudes con tarjetas de crédito de la firma Transbank. Hace gala de un DNI argentino a nombre de José Alberto Ramos Figueroa, que se ofrece en la galería de ilustraciones del siguiente reportaje.
Lo ensalza una página web aparentemente urdida por terceros desde Chile, que lo muestra como un “economista emprendedor”, establecido en “Málaga, España, y casado con una argentina, recorre el mundo conociendo nuevos horizontes para sus proyectos, desde campos mendocinos, aceites de oliva, vinos y viajes”. Ignacio Purcell Mena se movería “en un entorno de sofisticación y alta vida social”, y “sigue adelante con sus interminables proyectos, tanto de vida como comerciales”.  Acaso relacionado con el Suisse Bancor Trust (SBT), con rastros de inversiones en minas de oro, cobre y uranio en Mendoza, Argentina, y comercio de diamantes en Sierra Leona, da la impresión de fomentar contactos con los famosos “papa Francisco, hasta el propio presidente Obama”. Se le atribuyen entrevistas con el superministro argentino para captar inversionistas, Julio De Vido, y con los presidentes de Bolivia y Venezuela, Evo Morales y Nicolás Maduro, mientras sigue soñando con la anulación de la condena de su virtual progenitor.
La consorte argentina ya consignada es la mendocina María Florencia Vijande, con quien Purcell Mena tiene dos hijas pequeñas, Fátima y Paloma. La madre de las niñas ha solido visitar las secciones mundanas de los medios de comunicación del grupo de Daniel Vila y José Luis Manzano, que lidera sus actividades precisamente desde la provincia de Mendoza. A dicho grupo se lo vincula con la edificación del Barrio Dalvian, una urbanización que históricamente estuvo plagada de irregularidades ventiladas en la prensa, al que sólo accede gente de alto poder adquisitivo. En ella fijó domicilio esta mujer para crear con su hermano Germán Luciano Vijande la empresa para desarrollar actividades inmobiliarias Capital Hispano Argentino Sociedad Anónima. El apoderado en Buenos Aires de la compañía, y de Inversiones Sureñas, también propiedad de los hermanos Vijande, es el contador Fernando Luis Koval, el mismo que usaba Sergio Schoklender en Meldorek, la constructora de viviendas de la fundación de una de las líneas de Madres de Plaza de Mayo, sacudida por uno de los más grandes escándalos de corrupción que han salpicado al gobierno del matrimonio Kirchner. No es casual que el abogado y asesor de Purcell Mena en Argentina es el mendocino Ricardo Mastronardi, ligado al grupo Vila-Manzano, involucrado hace más de dos décadas con la privatización y el vaciamiento del Banco de Mendoza, del cual fue su director, según fuentes concordantes.
En alguna misiva consultada para esta crónica, Purcell Mena se dice “amigo” de Monzer al-Kassar, al que habría conocido en Mendoza, cuando el sirio maniobraba en esa provincia para obtener de forma espuria la nacionalidad argentina. La conexión se consolidó gracias a Felipe Moreno, asimismo chileno, quien fue jefe de estado mayor de Al-Kassar hasta que la Justicia estadounidense mandó capturar al tándem sincronizadamente en Madrid y Rumania el 7 junio de 2007: comparten cautiverio en Estados Unidos. Nacido el 22 de noviembre de 1972 en una familia chilena de ascendencia irlandesa, Purcell Mena sería titular de un diploma de ingeniero industrial. Luego supo pedir la nacionalidad española, como atestigua una carta de Moreno fechada en 2008, procedente del Metropolitan Correctional Center de Nueva York, donde purga su pena, una gestión cuyo desenlace se habría saldado negativamente. Mediante la identidad de José Alberto Ramos Figueroa, dispuso de una cuenta en la sede de la calle Chile, en Madrid, España, del Bandenia Banca Privada, especialista en transacciones con los paraísos fiscales de las islas británicas del Canal de la Mancha, a tenor de un empleado mandatado para hacerle ciertos trámites. Se le reprochan deudas impagas en España, al menos unos 650 mil euros por inversiones conjuntas en Marruecos con un empresario de Valencia, quien exhibe abrumadores indicios que lo señalan como víctima de una estafa. Otros 50 mil euros le son exigidos por el chofer, jardinero y amo de llaves de un chalet que ocupaba en Marbella, por sueldos y gastos corrientes atrasados, al igual que 30 mil euros de salarios no abonados a su secretaria privada, de origen marroquí.
Por cierto, en los registros españoles, Ignacio Purcell Mena saca lustre al frente de nueve sociedades: Immo Holding Banús, Bomenteca Nevada SL, Grupo Show Fame España, Jumarga SA, Vinell & Ivy Corporation, Fortuna TV, Global Holdback Investments, Stardust Busines SA y Komat Eurogroup SL. En la primera, como socio único. En las cuatro últimas, acompañado por Juan Pablo Sánchez Gasque, con quien organizó en el Reino Unido America Energy & Mining Limited, una sociedad disuelta en 2011, que en 2009 se presentó como aval financiero, por 2.390 millones de euros, del emporio de correo español Afinsa. Más sorprendente aún fue la irrupción de una de esas cuatro sociedades españolas en 2008, Komat Eurogroup SL, al proponer un resarcimiento de 9 mil euros a cada uno de los 30 mil trabajadores del otrora grupo Repsol-YPF, que reclamaban en tribunales haberes de la época de la privatización de YPF, concertada al fin del siglo pasado por el gobierno de Carlos Menem con la multinacional petrolera española. Según noticias frescas, Sánchez Gasque está preso cumpliendo una pena de ocho años de privación de libertad por motivos todavía no desentrañados públicamente, relativos al narcotráfico. Y Purcell Mena, abroquelado en su blog para defenderse de las alegaciones que circulan en internet, habría puesto un océano de distancia de España, radicándose en Estados Unidos.

Informe Sociedades: Andrés Ballesteros.



Juan Gasparini