POLITICA PARA EVITAR LIPOTIMIAS

El vicepresidente la reemplazará durante los actos prolongados

PERFIL COMPLETO

Foto:Telam

Aunque regresa mañana a sus funciones, Cristina Kirchner deberá evitar los actos públicos prolongados. Los médicos que la atienden le desaconsejaron subirse a escenarios, para no estar parada durante períodos excesivos y evitar así un “sofocón”. La Presidenta tiene hipotensión –una tendencia a la baja presión– y una arritmia intermitente. El calor aumenta las probabilidades de que CFK le esquive a las exposiciones en público, porque, como dicen los especialistas, es una persona predispuesta a sufrir una recaída o lipotimia. Por ese mismo motivo suspendió actividades varias veces desde que es Presidenta.
La reemplazará en los actos el vicepresidente, Amado Boudou, como lo hizo durante el período en que la jefa de Estado permaneció de licencia. Le tocará el debut este miércoles en la localidad bonaerense de San Pedro, donde se conmemora el Día de la Soberanía. La ceremonia arrancará a las 19 y Boudou será el orador principal. La celebración evoca la batalla de la Vuelta de Obligado, donde un grupo minoritario de soldados se enfrentó a la flota anglofrancesa, en 1845. Años anteriores, la Presidenta había encabezado esos actos. Pero esta vez no podrá.
Por otra parte, no se confirmó aún la fecha para la reinaguración de la fábrica SIAM en Avellaneda, a la que Cristina Kirchner pensaba acudir para mostrarla como un emblema de la recuperación industrial de la Argentina.
La incógnita es si podrá protagonizar el acto que en el kirchnerismo prepara para celebrar la década en el poder, el 10 de diciembre. El día anterior, la Presidenta será sometida a una nueva tomografía y a una prueba de movimiento oscilatorio corporal, para detectar el origen de sus recaídas. Seguramente, dependerá del resultado de esos estudios si la Presidenta regresa a pleno o si sigue manteniendo un nivel de actividad limitado.



Mariano Confalonieri