POLITICA TODOS CONTRA TODOS


Elecciones 2015 | Campañas sucias, chicanas y acusaciones cruzadas

Denuncias y cruces entre los distintos candidatos oscurecen los comicios. Todos los casos, desde el robo a Massa hasta el Niembrogate.


Foto:Dyn

En la jerga profesional de los especialistas en comunicación y marketing político suelen ser llamadas en la actualidad como "campañas de contraste". Sin embargo, son conocidas desde hace décadas como "campañas sucias". El corriente año electoral no escapó a este recurso, del cual los candidatos se realizan fuertes acusaciones cruzadas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El caso más reciente es el denominado 'Niembrogate'. En él, la productora La Usina del candidato a diputado nacional Fernando Niembro es acusada de haber sido beneficiada con cerca de 200 "contrataciones directas" por parte del Gobierno porteño. Si bien admitió esos acuerdos, negó formar parte en la actualidad de La Usina.

Niembro consideró que la denuncia en su contra "es parte de una campaña sucia", instrumentada por el "gobernador y candidato a presidente Daniel Scioli, por el jefe de Gabinete Aníbal Fernández, y por La Cámpora", y señaló: "No pueden bancar que un peronista le diga a un gobierno que se dice peronista que en la provincia la gente está abandonada".

Otro caso denunciado fue la "utilización política" del crimen del militante radical jujeño Ariel Velásquez. Así definió el diputado nacional Andrés 'Cuervo' Larroque el tratamiento realizado por la oposición del hecho. "Buscan hacerle daño al Frente para la Victoria a través de cualquier argumento. Forma parte de una campaña sucia", aseguró.

"Basta de campañas sucias", llegó a decir también en agosto pasado la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La mandataria cuestionó a los "dirigentes de la oposición" por impulsar "una campaña sucia" dirigida "no contra el candidato Daniel Scioli sino contra el proyecto del FPV". Cristina pidió "basta de mentiras y falsas denuncias", al replicar las críticas contra el gobernador bonaerense y el gobierno nacional por las inundaciones, la supuesta falta de obras públicas y la muerte de un militante en Jujuy.

En este sentido, Aníbal Fernández también había acusado a Mauricio Macri de "estar haciendo porquerías" al culparlo de la "viralización de videos, fotos, poniéndolos a Scioli y familia en lugares paradisíacos" durante las inundaciones bonaerenses.

"Lo único sucio es el barro que queda en la casa de los inundados", había respondido rápida de reflejos la diputada nacional por Unión PRO Patricia Bullrich.

Previo a las PASO, una de los frentes de batalla más encarnizados fue el protagonizado por referentes de un mismo partido. Fueron Fernando Espinoza, ex candidato a vicegobernador en la fórmula del FPV junto a Julián Domínguez, y -nuevamente- Aníbal Fernández. Espinoza fulminó a Aníbal con declaraciones como: "Una cosa es hacer stand up y otra gobernar". "No me gusta cuando se toma una sopa de Lilita y dice barbaridades, añadió. A lo que Aníbal respondió: "Espinoza no está en sus cabales".

En medio de ellos, Domínguez siempre buscó cuidar su imagen aunque se terminó sumando a la refriega. Domínguez aseguró que "el grupo de campaña" de Fernández había preparado una "operación" en su "contra" previo a difundirse en Periodismo para Todos, el programa de Jorge Lanata, el informe que vincula al ministro coordinador con el tráfico de efedrina y el triple crimen de General Rodríguez. Aníbal por su parte también acusó a Domínguez y su compañero de fórmula de haber encargado "operaciones" y realizado un "reparto de dinero a periodistas" durante la campaña, pese a que su espacio mantuvo el "camino correcto y sin ensuciar a nadie".

La campaña electoral por la gobernación de la Ciudad de Buenos Aires tampoco se vio librada de los cruces. Martín Lousteau acusó a Horacio Rodríguez Larreta de haber realizado una "campaña agresiva" y "sucia". Mariano Recalde en tanto también denunció este tipo de ardides electoralistas en su contra con la manipulación del caso Vicky Xipolitakis en Aerolíneas Argentinas al pilotear un avión. El presidente de Aerolíneas Argentinas atribuyó a “una campaña para generar caos” las informaciones periodísticas sobre cancelaciones en la salida de aviones y ventas de pasajes, y afirmó que la situación de los vuelos de la compañía de bandera “es normal”.

Lousteau aseguró que "mirando todo el proceso electoral, al PRO y al kirchnerismo les sobraron recursos, tiraron la casa por la ventana, y en lugar de debatir usaron artimañas para hacer campaña sucia de todo tipo. Es la elección de ellos, la competencia que eligieron. A nosotros nos hubiese gustado que fuera de otra manera".

Otros protagonistas de cruces fueron Aníbal Fernández y Elisa Carrió. Carrió acusó en contadas ocasiones al jefe de Gabinete de formar parte del narcotráfico en la provincia de Buenos Aires. Aníbal F. no dudó en describir las denuncias como parte de una campaña sucia electoral por parte de la candidata presidencial por Cambiemos.

Miguel Del Sel fue otro blanco de ataques, según aseguró el senador nacional Carlos Reutemann. "Del Sel tiene que aguantar una campaña sucia y mugrienta como nunca se vio. En Santa Fe hay un microclima de agresividad insólito", denunció en su momento.

Tiempo atrás, el robo a la casa de Sergio Massa también ocupó las portadas de los diarios y también se valió el mote de "campaña sucia". Ocurrió el 20 de julio de 2013. La Justicia condenó en abril de este año a 18 años de prisión al prefecto Alcides Díaz Gorgonio que en medio de la campaña para las elecciones legislativas robó en el domicilio del diputado. "Carrió es una señora sucia, plagada de mugre", aseguró.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Elecciones 2015
  • campañas sucias
  • campañas de contraste
  • Mauricio Macri
  • Cristina Fernández de Kirchner
  • Daniel Scioli
  • Sergio Massa
  • candidatos