POLITICA NADIE QUIERE INTERNAS

Elecciones 2017: la Argentina del 'dedazo'

Más allá de los esfuerzos por intentar diferenciarse, existe algo que emparenta a la dirigencia argentina: el miedo a competir en las PASO.

Toda la dirigencia política argentina tiene algo en común: evitar las PASO
Toda la dirigencia política argentina tiene algo en común: evitar las PASO Foto:Cedoc

Todos quieren evitar las PASO. Si bien el caso más resonante es el del PJ, cuya líder Cristina Fernández estaría dispuesta hasta a crear un partido paralelo para no competir con Florencio Randazzo, Mauricio Macri también hizo lo propio y dejó afuera de la alianza Cambiemos a Martín Lousteau, quien dejó la embajada norteamericana para presentarse en las primarias abiertas. En la misma línea, Massa optó por la lista única en el Frente Renovador y en el FIT hay discusiones para evitar llegar a dicha instancia. ¿Por qué todos le temen a la interna?

Analistas consultados por Perfil sostienen que, por un lado, el rechazo a competir en las PASO se debe al temor a lo que definen como "voto estratégico". Es decir, que si un único partido presenta más de una lista, eso invitaría a los votantes a meterse en esa interna a pesar de no votar por ese partido en las elecciones definitivas. Por otro lado, también señalan que los costos financieros altos de realizar más de una elección inclinan a muchos hacia la búsqueda de unidad.

"Es natural que si un partido importante no quiere ir a las PASO, los demás tampoco quieran ir porque eso libera la mano y el voto de un montón de gente que tendría que ir a votar una interna determinada. Es decir, si en el kirchnerismo no hay PASO y hay lista única, lo que ocurre es que libera a todos sus votantes y los invita a votar en otra interna. Si alguien desafía la lista de Mauricio, por ejemplo, los kirchneristas se meterían en esas PASO", sostiene el analista Jorge Giacobbe.

Asimismo, considera que "Cristina las armó  y se dio cuenta tarde de estos riesgos", mientras que apunta al miedo de los partidos grandes: "Si las PASO son en un partido chico no pasa nada, pero si hablamos del FpV, Cambiemos o el Frente Renovador, todos van a intentar ir por lista única para no dar ventajas".

En este sentido propone un cambio para evitar el "voto estratégico": "Si las PASO fueran obligatorias sólo para los afiliados de los partidos, no habría riesgos. Pero al ser abiertas las oligarquías de los partidos se encuentran en un riesgo", afirma.

En contrapunto, el politólogo Roberto Bacman, dijo a este portal que no cree que "las PASO sean un fracaso". "Quizás hay que repensarlas", sostiene. "Si prácticamente hoy hacer una PASO implica un esfuerzo de una interna muy importante, me parece que no por eso tenemos que poner a las PASO en total tela de juicio, pero sí repensarlo, repensar las leyes", agrega.

Bacman hizo referencia, además, a los factores financieros: "Los pesos de las marcas partidarias son importantes porque se distribuye el dinero de la pauta oficial de acuerdo a lo que obtuvieron los partidos en la elección anterior y esto hace que no quieran dividir ese dinero. Por eso hay una tendencia a que no se hagan las internas. No sólo porque Cristina Fernández lo dijo en el peronismo".

Por otro lado, plantea que el problema es el voto estratégico en la segunda vuelta: "El problema que tienen las PASO es que genera una gran encuesta nacional que es incontrovertible y esa genera en un porcentaje de la población que votó sin demasiada convicción, un voto estratégico para la segunda vuelta".

Para ejemplificar, argumentó que "en el 2011 Cristina Fernández sacó 50% en las PASO y en las generales arriba del 54%. Lo mismo pasó en el 2013 con Massa, sacó 38% y después 44%, creció 6 puntos. Es decir, hay un voto estratégico, no un voto ganador, pero la PASO hace pensar a la gente. Me parece que lo que se quiere evitar hoy es el voto estratégico", puntualizó.