POLITICA


Embargaron a Cristóbal López por el reclamo de una periodista

La cifra asciende a 2 millones de pesos. La medida fue ordenada por el juzgado laboral número 58, y beneficia a Guadalupe Vázquez.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc

La coincidencia no deja de asombrar: en el día internacional de la libertad de prensa, la Justicia concretó el embargo de casi 2 millones de pesos a las cuentas del canal de noticias C5N, propiedad del empresario amigo de los Kirchner, Cristóbal López, un juicio que se le sigue, justamente, por censura.

La medida fue ordenada por el juzgado laboral número 58, y beneficia a la periodista Guadalupe Vázquez, que desde febrero de 2013 es una de las más activas denunciantes de las prácticas coactivas que comenzaron a darse en la señal de noticias luego de que lo comprara el grupo Indalo y lo convirtiera en un canal oficialista.

Vázquez, que se desempeñaba hasta esa fecha como conductora y analista de política y economía, fue la primera en denunciar, no sólo en la Justicia sino también en los medios, lo que ocurría puertas adentro de C5N, como la “prohibición de hablar de inflación o de dólar blue” y la presión que sufrían los periodistas para dar sólo “buenas noticias”, en pleno gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. “Hacé de cuenta que esto es Suiza” eran las textuales palabras que le decía el gerente de noticias, Patricio Malagrino, a la conductora, y que, ante su negativa, generaron su despido, según consta en el expediente al que tuvo acceso Perfil.com.

El embargo, que se suma a los que fueron dictados en los últimos días contra el empresario por diversas causas judiciales –como la deuda fiscal fraudulenta de Oil Combustibles por $8000 millones de pesos, más otros procesos iniciados por periodistas como Marcelo Longobardi- fue trabado contra todas las cuentas de Telepiú SA, la empresa titular de C5N, existentes en el Banco Finansur, que también pertenece a Cristóbal López.

En el expediente, la Justicia sostiene que existen “indicios claros de que tanto López como su socio, Fabián de Sousa, “puedan caer en estado de insolvencia” y que los fondos reclamados por la periodista “pueden finalmente esfumarse ya que todo parece presagiar la cesación de pagos de todo o casi todo el Grupo Indalo, o una disminución dramática de su responsabilidad patrimonial”.

De hecho, en una maniobra que tenía por fin poner a salvo a otras empresas del conglomerado, el Grupo intentó escindirse entre sus dos socios, De Sousa y López, pero la Justicia se lo impidió.

Los despidos, entre los que se encuentran el de Guadalupe Vázquez, Marcelo Longobardi, Analía Franchín –mujer del empresario Sebastián Eskenazi- y otros 25 trabajadores de los distintos medios que conforman Indalo Media –C5N, Radio 10, FM Pop y Mega- ocurrieron entre diciembre de 2012 y marzo de 2013, cuando se intensificó la presión kirchnerista a los medios de comunicación y la compra de diarios, radios y canales de cable por parte de empresarios filo-K, como López, Spolszki y Garfúnkel, todos denunciados por sus empleados y que ahora están cerrando empresas ante el cese de la generosa pauta publicitaria y los beneficiosos fiscales de la anterior gestión. "En esos cuatro meses se hizo limpieza de toda la gente que no adhería a las bajadas de línea políticas", comentó a Perfil.com el abogado que reúne la mayor cantidad de causas, Gonzalo Espinosa Paz.

 

(*) Especial para Perfil.com | Twitter: @luisgasulla



Luis Gasulla