POLITICA ESTRATEGIA DE CAMBIEMOS

En el oficialismo apuestan a un marketing ‘emotivo’ en Provincia

Ideado por el equipo comunicacional de Vidal, y supervisado por Jaime Duran Barba, apunta a destinatarios de las obras en lugar de confrontar.

En Mar Del Plata. Ayer, Carrió y la gobernadora, junto a Stanley y Bagnato, siguieron la lógica de mostrarse junto a los vecinos.
En Mar Del Plata. Ayer, Carrió y la gobernadora, junto a Stanley y Bagnato, siguieron la lógica de mostrarse junto a los vecinos. Foto:Prensa cambiemos

Ser espontáneo y generar sensaciones en el votante. Las dos máximas que se instalaron en la Provincia son ley: se trata de la “campaña emotiva”, un formato para intentar lograr cercanía entre el electorado y los candidatos de Cambiemos.

La idea, emanada del equipo bonaerense, se basa en abandonar el discurso político duro y confrontativo por un vínculo centrado en los destinatarios de las obras. “No es lo que hacemos sino para quién lo hacemos. No construimos kilómetros de ruta sino una vía de comunicación entre vecinos”, sintetiza ante este diario uno de los cerebros de la campaña.

La estrategia, entonces, es explicar por qué están los candidatos, y dejar claro que la pelea electoral no es contra un espacio político. Básicamente lo que busca copiar Cristina Kirchner.

“Apuntamos a mostrar que, contra lo que se dice o se cree, éste es un gobierno con una gran sensibilidad que no se declama sino que se muestra en hechos”, le explica a PERFIL uno de los ministros bonaerenses que trabaja con el jefe de la campaña, Federico Salvai. Y agrega: “de hecho, el vínculo de María Eugenia (Vidal) con la gente es esencialmente emocional”.

La primera acción concreta fue la semana pasada, cuando se lanzó el primer timbreo de la campaña. En esa ocasión, cada uno de los principales candidatos debía visitar a un amigo o familiar para generar esa “emoción”. De hecho, la gobernadora estuvo en la casa de sus padres en Haedo junto al presidente Mauricio Macri. En ese marco, los candidatos eligieron sitios simbólicos: Guillermo Montenegro en Mar del Plata con sus amigos de la adolescencia; Graciela Ocaña visitó a una amiga en Ramos Mejía; Gladys González en su Bolívar natal; y Esteban Bullrich en Junín, su lugar en el mundo y tierra de la familia de su mujer. Luego, claro, hubo difusión de pequeños videos por redes sociales donde se apelaba al corazón y no a un discurso político.

De esto se ocupa el publicista de la campaña bonaerense, Juan Manuel “Papón” Ricciarelli (Agencia Don), quien suele salir a timbrear como uno más. Y, por supuesto, el equipo de Jaime Duran Barba. En el trabajo diario con los candidatos subyace Federico Suárez (Comunicación), quien lleva adelante las “bajadas”, junto al subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell, quien trabaja en el territorio. A ellos se les suma la sobrevaluada subsecretaria de Contenidos, María Laura Fragueiro, quien ya generó la resistencia de dirigentes y candidatos por sus formas poco amables.

Así las cosas, ayer hubo timbreo masivo. Vidal se mostró con Elisa Carrió y el periodista Franco Bagnato. “(El 2015) Fue el triunfo de un voto de cambio profundo, de rebelión y dignidad contra un sistema que, de una manera mafiosa, consolidó la pobreza y pretendió someter a millones de bonaerenses por muchos años. Se pueden hacer actos, se pueden llenar estadios y decir muchas cosas. Nosotros no subestimamos al votante bonaerense, no usamos a esta provincia para ser presidentes ni para especular con ningún cargo”, dijo.

Bullrich estuvo en Carlos Casares timbreando y luego se fue a Junín, donde lo esperaba su mujer, María Eugenia Sequeiros, y sus cinco hijos. En una avioneta tripulada por su histórico piloto Juan Güi. Por su parte, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, visitó Pergamino y desde allí dijo: “Nos preocupa sobre todo que no aflojemos, que no vayamos para atrás. Hoy todavía está en juego el cambio”.

Por lo pronto, el jueves hubo reunión con más de 15 intendentes del oficialismo. Allí Joaquín de la Torre (Gobierno) no dijo palabra sobre las críticas de los intendentes de Rivadavia y de Berisso contra el ministro de Infraestructura de la Provincia, Roberto Gigante (de cumpleaños esta semana). De la Torre los animó. Se sabe: desde hace meses que busca quedarse con ese ministerio.