POLITICA ELECCIONES 2015

En PRO le temen al fraude en la Provincia y buscan más fiscales

El macrismo suma una nueva preocupación. Les falta cerca de 5000 voluntarios dispuestos a fiscalizar para prevenir cualquier tipo de “picardía”.

PERFIL COMPLETO

Foto:Prensa PRO

La campaña bonaerense de Mauricio Macri está cruzada por un tema excluyente que preocupa: la fiscalización y la posibilidad de que haya fraude en la Provincia.

En ese marco, Macri, junto a la candidata a gobernadora, María Eugenia Vidal, se reunió ayer con dos mil fiscales en Mar del Plata y les pidió que estén “despiertos y atentos”. “Por más trampa que puedan hacer, no van a poder alterar (la voluntad popular), porque vamos a estar juntos ese día, en red, y esta vez no nos van a desaparecer nuestras boletas”, se ilusionó.

“Hoy hasta los propios candidatos del oficialismo se acusan de que se van a robar boletas”, opinó Vidal ante PERFIL. “Por eso le pedimos al que vota que averigüe quién es el fiscal de su mesa y que denuncie”, agregó.

La sombra del fraude recorrió el comando de campaña del PRO. Aún faltan unos cinco mil fiscales de los 35 mil que se necesitan. Por ello, se le pidió a ministros y diputados que colaboren: el vicepresidente de la Legislatura porteña, Cristian Ritondo, se ocupará de La Matanza; Esteban Bullrich, de Almirante Brown; y Diego Santilli, de Malvinas Argentinas y José C. Paz.

“Este sistema, y una boleta larga y complicada, se prestan a mucha picardía”, alertó Néstor Grindetti, candidato a intendente en Lanús y ministro de Hacienda porteño. “Tenemos que estar atentos a que no nos cambien las boletas”, agregó. “Hay que trabajar pensando en que nos enfrentamos a un aparato partidario que cuando se la ve complicada, manipula los resultados”, agregó Daniel Lipovetzky, candidato a diputado.

El macrismo armó una red de voluntarios. Sin embargo, aún no rindieron sus frutos: menos del 10% de los anotados, cuando fueron llamados por el call center para chequear sus datos, estaban dispuestos a ser fiscales. A este dato se le suma que otros tantos eran, en realidad, militantes del Frente para la Victoria.



Ezequiel Spillman