POLITICA TIENE UN PLAZO DE CUATRO MESES


En su pelea con Cristóbal el Gobierno, oficializó el traspaso del juego a la Ciudad

Por un decreto, el Hipódromo y el Casino Flotante, propiedad del empresario, deberán pagar ahora Ingresos Brutos. Rodríguez Larreta reclama $ 4 mil millones.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc Perfil
El gobierno nacional dio el primer paso para transferir el control del juego a su par de la Ciudad con la publicación ayer, en el Boletín Oficial, de un decreto en el que se establece un plazo de 120 días para lograr el tan prometido traspaso.
En el texto se dicta la creación de una Comisión de Enlace para presentar un proyecto del traspaso, que tendrá que ser refrendado en la Legislatura porteña, y en donde se analizarán los diferentes instrumentos de la operatoria, según explicaron fuentes de Lotería Nacional.
Sin embargo, no quedó exento de polémica. Para el Ejecutivo que comanda el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, la sola publicación del decreto marca un antes y un después. Ahora, en su entorno, trazan dos líneas, la primera de aquí en adelante sobre cómo va a ser la regulación, qué medidas se van a tomar y qué modificaciones habrá en los gravámenes y el posterior impacto que tendrán en las arcas porteñas.
“No hay más dudas, el juego en la Ciudad deberá pagar Ingresos Brutos”, le dijo a PERFIL Rodríguez Larreta, quien además añadió que su decisión es “que no se habilitarán más máquinas tragamonedas”.
El tema de debate, y que se encuentra judicializado, será el “para atrás”; que es la segunda línea. La postura del Gobierno es clara: quieren cobrar lo adeudado de los empresarios del juego en concepto de Ingresos Brutos. Se calcula que, de base, se trata de un total de $ 4 mil millones de pesos.
Voceros del Hipódromo desmienten esa situación. “El decreto reafirma lo manifestado en reiteradas oportunidades por parte de la empresa, respecto a la inexistencia, por no corresponder, de deudas impositivas en concepto de Ingresos Brutos con la Ciudad”, afirmaron al ser consultados por PERFIL. Para la sociedad que explota las máquinas tragamonedas del Hipódromo, el decreto dejaría en claro  que la competencia nunca fue porteña, sino federal.
En Casa Rosada y en el gobierno porteño piensan diferente. Sostienen que el decreto afirma que la Constitución de la Ciudad es clara al respecto en cuanto a la regulación y el control del juego. Un dato que también se analizará en la comisión de traspaso es qué sucederá con los programas que el Ministerio de Desarrollo Social financia con el canon que se recauda por el juego.
“Nosotros fuimos coherentes con lo que sostuvimos desde que éramos gobierno en la Ciudad”, dijo el jefe de asesores de la Presidencia, José Torello, hombre fuerte, junto al diputado por el Parlasur Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, en todo lo que respecta a la materia del juego.
Ambos comenzaron a trabajar en el traspaso luego de la victoria en el ballottage. Tal y como publicó este medio, el primer paso fuerte fue organizar una trunca reunión con todos los actores principales de la industria del juego.
Luego vino una intimación informal por parte de Rodríguez Simón, que le alcanzó a Cristóbal López dos cifras: en una de ellas estaba la deuda sin intereses ni punitorios, y en la otra la contabilidad final.

Gonzalo Sierra