POLITICA EL FISCAL APELARA LA DECISION DEL JUEZ

En tiempo record, Canicoba sobreseyó a Gustavo Arribas

La causa contra el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFIA), Gustavo Arribas, sospechado de sus vínculos con el Lava Jato, duró menos de tres meses: el juez federal Rodolfo Canicoba Corral firmó ayer el sobreseimiento para el amigo del presidente Mauricio Macri por entender que no hubo una formal acusación en su contra.

Tres meses. Es lo que duró la causa contra el titular de los espías.
Tres meses. Es lo que duró la causa contra el titular de los espías. Foto:cedoc

La causa contra el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFIA), Gustavo Arribas, sospechado de sus vínculos con el Lava Jato, duró menos de tres meses: el juez federal Rodolfo Canicoba Corral firmó ayer el sobreseimiento para el amigo del presidente Mauricio Macri por entender que no hubo una formal acusación en su contra. A su criterio, extender la investigación que le pedía el fiscal Federico Delgado implicaba salir en una “excursión de pesca”.

Pero Delgado ya decidió que apelará: el sobreseimiento se firmó apenas horas después de una presentación del senador Fernando “Pino” Solanas y su asesor Alejandro Olmos Gaona en donde se ponía en duda un documento clave del Banco Central en favor de Arribas, indicaron a PERFIL fuentes del caso.

Arribas es el jefe de la central de espías. Una investigación de La Nación reveló que en 2013 habría recibido cinco transferencias realizadas por Leonardo Meirelles, uno de los arrepentidos del caso Lava Jato, que confeso haber pagado coimas a funcionarios argentinos. Meirelles habría realizó las cinco transferencias por US$ 600 mil, vía Hong Kong-Nueva York-Suiza, justo en momentos en que se relanzaba el plan de Odebrecht para implementar el soterramiento del tren Sarmiento. Cuatro de las operaciones decían “complete”  y la última, por 70 mil dólares, figuraba como “processsed”.

La diputada Elisa Carrio, gestora de Cambiemos, fue la encargada de radicar la denuncia penal en enero pasado. Desde Brasil donde estaba de vacaciones, el jefe macrista de los espías negó las sospechas: aseguró que solo recibió 70.475 dólares por la venta de un inmueble en la ciudad de San Pablo. Luego debió desdecirse y dijo que era por a venta de muebles.

Mientras tanto, Delgado pidió a Canicoba una batería de medidas de prueba: interrogar a Meirelles, librar exhortos a Suiza, Brasil, Hong Kong y Nueva York, chequear transferencias, que Migraciones informe sobre movimientos de los denunciados y esclarecer un vínculo con el soterramiento. Canicoba ordenó algunas diligencias, entre ellas un dictamen a la Unidad de Información Financiera que sentencio: “La UIF no cuenta con reportes o información de inteligencia ni local ni internacional que permita vincular a Arribas con el Lava Jato, ni con la constructora Odebrecht, ni con las empresas adjudicatarias de la obra para el soterramiento del Sarmiento”. Ese espaldarazo motorizó a la defensa de Arribas a pedir su sobreseimiento por falta de delito.

El fiscal se opuso diciendo que faltaban diligencias claves, pero el juez firmó el sobreseimiento de Arribas: “Una investigación abierta como nos propone el fiscal no puede prosperar so pena de convertirse en una  excursión de pesca”, escribió Canicoba en su fallo. Apenas un rato antes, “Pino” Solanas y Olmos, se habían presentado como ‘amicus curae’ y habían dudado de la veracidad de un informe al Banco Central por su rigor técnico. “Las normas de procedimiento habituales” se habrían cambiado “en este caso en particular” para que no intervinieran los más expertos en la materia, dijeron. Incluso Solanas y Olmos aludieron a una amistad entre uno de los directores del Central y el abogado de Arribas. Delgado reclamó repreguntar al Central “¿Se direccionó intencionalmente la respuesta al tribunal?”, planteó, al insistir con el exhorto a Hong Kong. Pero el sobreseimiento de Arribas ya estaba definido y su decisión será apelada en los próximos días por el fiscal.