POLITICA EL PRESIDENTE, DE LLENO EN CAMPAÑA

En un raid contrarreloj, Macri inauguró cuatro obras en sólo cinco horas

Según la ley electoral, el Gobierno no puede hacer más actos de gestión antes de las elecciones. Por primera vez, hubo videoconferencia al estilo CFK.

Tres de Febrero. A la mañana, junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, al ministro Guillermo Dietrich y al intendente Diego Valenzuela, Macri inauguró el Metrobus.
Tres de Febrero. A la mañana, junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, al ministro Guillermo Dietrich y al intendente Diego Valenzuela, Macri inauguró el Metrobus. Foto:prensa cambiemos

Con una serie de microactos, que incluyeron por primera vez una videoconferencia (marca registrada de la presidencia de Cristina Kirchner), Mauricio Macri cerró ayer la etapa proselitista en la que el Gobierno puede inaugurar obras públicas antes de las elecciones del 22 de octubre. La gestión fue exhibida como eje de la campaña de Cambiemos en todo el país, bajo dos directrices: colaborar con la recuperación de la economía y, a la vez, diferenciarse del kirchnerismo, jaqueado por la corrupción.

El raid comenzó apenas pasadas las 10 de la mañana, cuando el Presidente, con la gobernadora María Eugenia Vidal y el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, inauguraron el Metrobus de Tres de Febrero, que atraviesa la Ruta 8 y que tuvo un costo de unos $ 200 millones. Tras un breve viaje en colectivo, Macri se mostró exultante: habló desde una de las flamantes paradas y agradeció a “esa chiquitita que tiene una polenta impresionante”, en referencia a Manuela López Menéndez, la encargada del proyecto.

“Fue emocionante. La transformación es tremenda: veredas, pavimento. Es el undécimo Metrobus que inauguramos en todo el país y estuvimos en todo el proceso, en la capacitación de choferes, el diseño y todos los detalles”, dijo Dietrich a PERFIL. Esta obra tiene 3,4 kilómetros de extensión sobre la Ruta 8 (avenida Eva Perón) y siete líneas de colectivos la recorren con más de 120 mil usuarios.

El Presidente apuntó contra el kirchnerismo: “Se acabó eso de prometer y no cumplir, que una obra empiece y no se sepa cuándo termina, se acabó que una obra sea sinónimo de corrupción”, sostuvo, ante la mirada del candidato a senador Esteban Bullrich (con su yeso en el codo derecho). También estaba el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, quien armó un grupo de WhatsApp con Emilio Monzó y sus asesores para intentar mantener un vínculo con su ex jefe político, quien lo llevó al macrismo. El grupo casi no tuvo actividad en los últimos meses.

En pleno acto, Macri protagonizó su primera videoconferencia, una práctica habitual de Cristina para anunciar desde obras hasta eventos menores de su gestión. Del otro lado, en Jujuy, estaba el jefe de Gabinete, Marcos Peña, junto al gobernador radical, Gerardo Morales. Todos con cascos de obrero.

Por momentos con dificultades técnicas, se divirtieron en el cruce. El anuncio era el comienzo de las obras del parque fotovoltaico Caucharí de Jujuy, que será la planta de energía solar más grande de Latinoamérica. Allí estaba, lejos de la foto, Juan José Aranguren, el ministro de Energía, que volverá a ser noticia cuando aumenten las naftas, en noviembre.

Luego, Macri se fue rápido con Vidal a San Miguel del Monte a recorrer las obras de la recientemente lanzada cuarta etapa del ensanche del Río Salado, una obra clave para mitigar inundaciones. “Es la primera vez que el Estado invierte tanto en el Salado, sólo en el cuarto tramo serán más de US$ 1.000 millones entre Nación y Provincia”, aseguró a PERFIL Roberto Gigante, ministro de Infraestructura bonaerense. También estaban la candidata a senadora Gladys González y el subsecretario de Recursos Hídricos Pablo Bereciartua, a quien apodaron “el banquero” por haber puesto en plazo fijo una millonaria suma de dinero no ejecutada de su área.

Tras esa recorrida, Macri fue para Ezeiza, donde abordó el Tango 04 junto a Dietrich y el viceministro del Interior, Sebastián García de Luca, en viaje a Neuquén. Allí Cambiemos ganó las PASO ante el histórico dominador local, el Movimiento Popular Neuquino. El viceministro político de la Casa Rosada aseguró que, dadas las internas del MPN y la buena imagen del Gobierno, estaban en condiciones de ganar la provincia.

Allí, el jefe de Estado inauguró el tercer puente que une Neuquén con Cipolletti, con una inversión de $ 500 millones. “Esta obra empezó en 2001, la pararon en 2005 por peleas políticas del kirchnerismo, y estaba un 30% hecha cuando llegamos. Y en poco más de un año la terminamos”, contó Dietrich.

Durante un breve acto, acompañado por los gobernadores de Neuquén, Omar Gutiérrez, y de Río Negro, Alberto Weretilneck, Macri invitó a “reflexionar acerca de qué pudo pasar para que una obra que empezó en el año 2001 se haya demorado tanto tiempo”. Y allí aprovechó para criticar al ex ministro de Planificación K: “Qué pasaría por la cabeza de (Julio) De Vido para no terminar esta obra, de (Oscar) Parrilli, que es de por acá, que no se ocupó de terminarla”. A su lado estaba Fernando de Andreis, el secretario general, con quien volvió hablando durante el viaje de regreso.


Las videoconferencias de CFK

Las videoconferencias tienen el sello de Cristina Kirchner. Sucede que durante buena parte de su Gobierno, sobre todo en tiempos de campaña electoral, la entonces presidenta encontró en esa forma de comunicación una herramienta útil para tomar contacto simultáneamente con distintos puntos del país. Así, desde el atril de la Casa Rosada, Cristina se comunicaba  con distintos públicos a la vez y se evitaba el cansancio de los viajes. En cambio, mandaba como enviado a algún funcionario de su gabinete. En la campaña presidencial de 2015, que tuvo a Daniel Scioli de candidato, la videoconferencia fue un método utilizado para mostrar distintas inauguraciones. Lo mismo que Macri ahora.