POLITICA TRAS LA FILTRACION

En Uruguay recibió cuestionamientos de propios y ajenos

 

 

PERFIL COMPLETO

Tras el polémico exabrupto sobre Cristina y Néstor Kirchner, el presidente uruguayo José “Pepe” Mujica recibió duras críticas de la oposición uruguaya y no fue defendido por los principales líderes del Frente Amplio. El mandatario no pidió disculpas por su desliz y en el oficialismo permanecieron en silencio ante el temor de que cualquier otra declaración complicara aún más el turbulento vínculo con la Casa Rosada.

“En esto, Mujica quedó absolutamente solo en Uruguay. Tanto dentro de su partido como en la oposición. Nadie salió a defenderlo en el Frente Amplio. Al contrario, han sido críticos. Y en la oposición no queremos pegarle a alguien que ya está en el piso”, declaró a PERFIL Pedro Bordaberry, senador y ex candidato presidencial del Partido Colorado, que bautizó a la frase del presidente uruguayo como parte de una “diplomacia de boliche”.

Por su parte, en el Ejecutivo primó el silencio, que sólo fue roto por la senadora y Primera Dama Lucía Topolansky; el presidente de la petrolera estatal Ancap, Raúl Sendic; y por la titular del Frente Amplio, Mónica Xavier. “Para nosotros se acabó ahí el tema”, dijo el viernes la esposa de Mujica. El hijo del fundador de Tupamaros opinó: “Lo único que implica esto es que la vamos a remar más”. La senadora Xavier consideró que el incidente diplomático “no tendrá ningún efecto”.

Sin embargo, según le explicaron desde el Frente Amplio a este diario, “en el oficialismo hay preocupación por el incidente”, aunque creen que se superará con el tiempo. El diario El Observador, en tanto, informó ayer que el gobierno uruguayo “comprendió” el malestar argentino y no responderá formalmente la carta de protesta entregada por el canciller Héctor Timerman al embajador Guillermo Pomi, donde se calificaron como “denigrantes” los comentarios de Mujica sobre Néstor Kirchner.

Sin embargo, el silencio más estridente fue el del ex presidente Tabaré Vázquez, que en pocos meses lanzará su candidatura presidencial para 2014. Durante su primer mandato, el ex jefe de Estado se enfrentó duramente con Néstor Kirchner por las papeleras e, incluso, se reunió con George W. Bush para pedirle asistencia en caso de una guerra con la Argentina.

Según la última encuesta de Factum, realizada en el tercer trimestre de 2012, CFK es vista de forma negativa en Uruguay. Su imagen positiva es del 23% mientras que la negativa es del 65%. Un 8% fue neutro y el 4% no opinó. Uno de los aspectos más interesantes del relevamiento, al que accedió este diario, es que no hay diferencias demasiado importantes entre la opinión de los frenteamplistas y la de los votantes de los partidos de oposición.



Leandro Dario