POLITICA


Militares, veteranos de Malvinas y autos de Rally, protagonistas del desfile por el Bicentenario

El presidente Macri, el rey Juan Carlos de Borbón y el gobernador Manzur, junto a otros funcionarios nacionales, saludaron a las fuerzas en Tucumán.


Foto:DyN.

Minutos antes de las 15, el presidente Mauricio Macri autorizó el comienzo del desfile de las Fuerzas Armadas durante los festejos del Bicentenario de la Independencia, luego de los festejos con danzas folklóricas.

Macri presidía la celebración acompañado por su esposa, Juliana Awada, y la hija de ambos, Antonia, mientras a su derecha estaba sentado el rey emérito de España, Juan Carlos de Borbón, y a su izquierda el gobernador tucumano, Juan Luis Manzur. Detrás de ellos se veían ubicados el jefe de Gabinete, Marcos Peña, acompañado por su esposa, mientras tomaban mate.

En una tarde soleada, el mandatario se entusiasmó con un ballet de malambo que hizo destrezas con boleadores al que celebró con aplausos, mientras, según mostraban imágenes de TV, le explicaba a su hija detalles de esa danza.

Grupos folklóricos, niños con guardapolvos blancos y banderas argentinas le pusieron ritmo a la celebración que llevó al público y a las autoridades a fundirse en aplausos, indicó DyN.

Participaron del desfile grupos de veteranos de la guerra de Malvinas, quienes portaban una bandera con la leyenda: "Argentina tiene 649 héroes caídos, 23 son tucumanos".

"En muchos lugares, además, se organizó una agenda de actividades culturales que, con gran adhesión del público, extendieron y ampliaron los festejos", mencionó la Cancillería en un parte de prensa.

El desfile fue la principal actividad pública, a la que asistieron decenas de miles de tucumanos y viajeros que colmaron la capacidad hotelera de la provincia. El control policial incluyó la ausencia de banderas partidarias y pancartas con consignas políticas en toda la zona donde había actos públicos.

La prensa fue ubicada en un palco enfrentado al de las autoridades para el desfile, sin tener permitida la libre circulación al igual que cuando se realizó el izamiento de la bandera y la visita a la Casa Histórica.

Muchos de los concurrentes a las ceremonias llevaban en sus pechos dos escarapelas, una por cada centuria de la declaración de la Independencia, según una costumbre que se generalizó en la provincia.

Uno de los dirigentes nacionales más molesto por las restricciones a la circulación fue el secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, quien consideró que la celebración fue una "fiesta popular alejada del sentimiento popular, porque todo está vallado y alejan a la gente". 

Por otra parte, los festejos tuvieron lugar en 162 representaciones argentinas que abarcan los cinco continentes, donde las autoridades diplomáticas y el personal administrativo, junto a un grupo de compatriotas residentes en cada una de las ciudades, "celebraron a la distancia y con gran emoción los 200 años de la independencia de nuestra Patria".

 

 



Redacción de Perfil.com