POLITICA PREVENCIóN

Fuerte dispositivo de seguridad por la visita de Merkel al país

En medio de una alerta global por atentados, Argentina se prepara para recibir a la canciller alemana.

Todo listo para la visita de Merkel a Argentina.
Todo listo para la visita de Merkel a Argentina. Foto:Télam

Con una alerta global por miedo a los reiterados atentados que se dan en distintas partes del mundo, aunque no hay alertas especiales, la seguridad de la canciller alemana, Angela Merkel, que visitará hoy el país, está en los principales temas de agenda del Gobierno. 

"Junto a la AFI y la secretaría general (de la Presidencia), Argentina está preparándose para cuidar a los argentinos y todas las personas que vengan al país", sostuvo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, al informar en la Sala de Periodistas de la Casa Rosada. 

"Sin duda lo que se está atravesando en Europa y Australia nos preocupa, porque (los ataques terroristas) provienen de personas que viven en el seno de las comunidades y que parecen despertarse un día para generar situaciones muy violentas contra la sociedad en sí, contra la comunidad, no contra los políticos", agregó la funcionaria..

Desde hace días, expertos de seguridad alemana vinieron a Buenos Aires y exigieron elevar los estándares de seguridad, cada vez más estrictos en el mundo.

Merkel, llegará en medio de su campaña electoral por la tercera reelección (que espera ganar cómodamente). Su agenda comenzará hoy con un desayuno con empresarios y continuará con la visita a la sinagoga Templo de Libertad, donde inaugurará un órgano procedente de Alemania. Al mediodía arribará a la Casa Rosada, donde será recibida con honores militares, antes de mantener una reunión privada con el Presidente donde empezarán a definirse los detalles del traspaso a las autoridades locales de la presidencia del G20 para luego dar una conferencia de prensa conjunta.

Lobo solitario. Según trascendió, advertencias de países aliados, avisan sobre la presencia "once lobos solitarios" en Argentina. Se trataría de individuos de apariencia normal, llegados de otros países, que llevados por su adhesión al fundamentalismo islámico se transforman en atacantes sorpresa, como ocurrió en Francia, Inglaterra o Alemania, en los últimos meses.