POLITICA ESTALLÓ EL VERANO EN LA COSTA

Escándalo en Mar Chiquita: trabajadores despedidos, gremios disconformes y un conflicto abierto

Según los gremios, habría decenas de trabajadores despedidos y otros reincorporados en forma precarizada. Desde el Municipio apuntan a las cúpulas sindicales. El conflicto podrÍa llegar a la Corte.

PERFIL COMPLETO

“No te enseñaron que las cosas de la política son así?”. La pregunta tenía como destinataria a una empleada recientemente despedida por la nueva intendencia de Mar Chiquita, encabezada por Carlos Ronda, del Frente Cambiemos. La trabajadora había sido parte de la lista del Jefe Comunal saliente Jorge Paredi, del Frente para la Victoria (FPV). Como ella, según el gremio de Agentes Municipales local (SAMM), hubo 340 cesanteados. De ese número, habrían reincorporado cerca de 200 y contratado, además, a otros 280 empleados.

El gobierno lo desmiente y afirma que son 52, entre los considerados “ñoquis” y aquellos quienes, finalizado su contrato, no seguirán cumpliendo funciones. La puja comenzó a raíz del Convenio Colectivo de Trabajo que el SAMM firmara en julio pasado con el entonces intendente Paredi. Según el sindicato, el acuerdo fue presentado en el Ministerio de Trabajo, donde fue aprobado.

“Ellos (la nueva gestión) dicen que ese convenio fue una picardía de Paredi, pero fue firmado mucho antes de que se fuera. El gobierno de Ronda no respeta nada, de hecho, mandaron el presupuesto de este año al HCD sin contemplar los pases a planta permanente y con sueldos de $4650”. aseguró Laura Echegaray, asesora legal del gremio, en diálogo con Perfil.com. A la vez, manifestó que el 6 de enero "empezaron a notificar despidos y a suspender los pases".

También sostuvo que, tras incesantes reclamos en la puerta del Municipio, comenzaron a reincorporar trabajadores “pero todos precarizados, algunos con una beca de trabajo en negro, que ni siquiera ofrece una prepaga y es una aberración jurídica. Si a alguien le pasa algo no tiene ni seguro médico”, explicó. Incluso, de acuerdo a sus palabras, se habría dejado afuera a personas con licencia de maternidad o tratamientos oncológicos en curso. Por el conflicto hay dos presentaciones hechas en el Ministerio y una causa abierta en la sede judicial de Mar del Plata.

Como amparo impuso la ley 14.456, que indica que, luego de los doce meses de trabajo formal, un empleado pasa a planta permanente. "Lo que tenían que hacer era un simple cambio de categoría. El espíritu de la ley es evitar la precarización y brindar estabilidad. No hablamos de una maniobra que signifique una gran inversión", remarcó la gremialista.

Pero todo fue desmentido. El Secretario de Gobierno de Mar Chiquita, el ex concejal radical Mariano Marquínez, declaró que los cesanteados son solo 52 y que el Convenio Colectivo de Trabajo firmado en el gobierno anterior “tiene muchas irregularidades”. En ese contrato, precisó, “los sueldos se duplican y se elimina la libertad sindical. Todo aquel que quiera ingresar a la Municipalidad, debería hacerlo a través de la bolsa de trabajo de ese sindicato”. Además, aseveró que los salarios “estaban por debajo de la línea de pobreza” y que a los trabajadores contratados “se le descontaba el 5% como aporte al PJ”.

Asímismo, apuntó contra el gremio al asegurar que fue “el brazo ejecutor” de la gestión Paredi y que “ni una sola vez” en los doce años de mandato se presentaron en la discusión del presupuesto “para velar por la reivindicación de los trabajadores”. También aseguró que, durante 2015, se sortearon 42 jefaturas y que una de ellas fue asignada, mediante un concurso “que no existió” a Elsa Mansilla, Secretaria General del SAMM. “Trabajadores con 25 años de antigüedad no se enteraron de ese concurso”, reveló.

De todas maneras, no solo los despidos figuran entre los temas salientes. El aumento de sueldo del intendente, que cobra $98.000 de bolsillo y de los secretarios, que ganan $35.000 mensuales también están bajo tela de juicio, más allá de hacer sido aprobados por mayoría en el HCD (Solo se abstuvo el FPV). Este medio se comunicó con el Jefe Comunal, quién declaró: "El aumento es de un 20% al que se le agregó el 5% que al anterior gobierno le quitaba a los trabajadores y que iba a las arcas del PJ".

También habló acerca de “el acomodo” de familiares suyos en puestos gravitantes. Su hijo Gonzalo, es contador y encargado de la Secretaría de Hacienda y Finanzas; mientras que su sobrino Nicolás Marini, de profesión médico, está al frente de la cartera de Salud y durante diciembre fue director del Hospital Municipal. "Un partido chico como Mar Chiquita necesita de profesionales de confianza para atender la salud y cuidar la economía del pueblo, confío en la capacidad de ambos", aclaró en el cierre de un día agitado por la continuidad de las negociaciones con los trabajadores.

"Están avanzadas, queremos mejorar el Convenio Colectivo de Trabajo para el futuro mediante un diálogo franco", confió, sin querer dar más detalles. Del otro lado, afirman lo contrario. Las charlas continúan en el más meticuloso hermetismo. Los tiempos en una gestión son lentos. Cosas de la política.

(*) De la redacción de Perfil.com/Twitter: CarlucciFran



Franco Carlucci