POLITICA CORRUPCIÓN K

Estando prófugo, Minnicelli hacía compras frente a la comisaría

Según denuncias de los vecinos, durante los diez meses que el cuñado de Julio De Vido era buscado por la Justicia, se manejaba libremente por el lugar.

Claudio Minnicelli, cuñado del ex ministro Julio De Vido, investigado por la Justicia.
Claudio Minnicelli, cuñado del ex ministro Julio De Vido, investigado por la Justicia. Foto:Twitter: @monominnicelli

Tras la detención de Claudio "el Mono" Minnicelli luego de ser buscado por la Justicia durante diez meses, el dueño de la despensa donde fue detenido el cuñado del ex ministro de Planificación Julio De Vido acusado de estar involucrado en la "mafia de los contenedores", aseguró que el prófugo "hacía compras frente a la comisaría local".

Juan Castillo, el dueño del almacén donde la policía capturó a Minnicelli, sostuvo que el ex funcionario "se manejaba libremente por el lugar". 

"Dijo que venía a trabajar a Sierra de los Padres para hacer un vivero y no podía irse a vivir ahí, que necesitaba unos días", relató esta mañana el comerciante. "Le alquilé hace tres meses, cuando llegó, para vivir por una semana o 10 días. Me alquiló, se quedó y venía a la despensa a comprar", dijo Castillo a TN.

Según reveló Castillo, el cuñado de De Vido "andaba caminando por todos lado". "Iba, compraba, charlaba con la señora de la panadería, iba al almacén, compraba ropa. Acá compraba comida, cosas para tomar, para comer, para bañarse", detalló tras revelar que le pagaba "1500 pesos por semana" y que "no tenía problemas para cumplir con el alquiler".

Siguiendo con su relato, el comerciante precisó que "la comisaría está a 250 metros (del lugar que alquiló Minnicelli)". "Caminaba por todos lados, normal, nunca se cuidó, nunca tuvo problemas en nada, charlaba con los pibes, ha ido a los boliches de Mar del Plata con los chicos de acá. Se manejaba libremente, tranquilo", agregó.

Minnicelli fue traído a Buenos Aires en medio de un importante operativo de seguridad. Minutos antes de las 7 fue ingresado a la sede de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal, en la esquina de General Paz y Madariaga, en el barrio de Villa Lugano.

Sobre él pesaba una orden de captura nacional e internacional desde el 24 de octubre de 2016, dictada por el juez en lo Penal Económico Marcelo Aguinsky, quien lo había llamado a indagatoria en la causa conocida como "mafia de los contendores", una asociación ilícita que durante el gobierno anterior facilitaba el ingreso de productos ilegales de China para ser comercializados en diferentes ferias del país, principalmente en La Salada.