POLITICA


Exjefe de Aerolíneas escrachó a Jaime: 'No se podía trabajar por medios lícitos'

Jorge Molina, exfuncionario de la línea de bandera, se mostró expectante por la citación a indagatoria ante el juez Ercolini.

"Yo no le entregué ningún pasaje", insistió Molina.
Foto:CEDOC.

El exdirector de Aerolíneas Argentinas Jorge Molina, imputado por el delito de "dádivas" en favor de Ricardo Jaime, intentó eludir hoy su supuesta participación en el delito de dádivas por el que es investigado junto al exsecretario de Transporte y recordó que con él "no se podía trabajar por medios lícitos".

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tras recordar la relación "tirante" que mantuvo con el exfuncionario kirchnerista mientras se desempeñó en Aerolíneas, Molina dijo estar "ansioso" de declarar ante el juez federal Julián Ercolini, en el marco del proceso oral que se inicia el viernes 3 por este tema y que involucra tanto a Jaime como al empresario Sergio Cirigliano. La investigación judicial apunta a establecer si el exsecretario de Transporte realizó viajes costeados por el empresario a quien debía controlar desde su función. La misma sospecha alcanza al exdirector de la compañía.

En declaraciones a radio América, Molina negó cualquier accionar de su parte en beneficio del exsecretario. "Nunca quise favorecer a Jaime en nada; es más, yo tenía una relación tirante con él por su forma de ser, de actuar", enfatizó. "El era un funcionario público al que uno tenía permanentemente que rendirle pleitesía para llevarse bien con él", evocó el gerente de Aerolíneas Argentinas, según consignó la agencia DyN.

"Desde Aerolíneas teníamos una lucha permanente con él por todas las piedras que nos ponía. Yo quería que se fuera del cargo, pensaba que era imposible trabajar con él por medios legales, por medios lícitos", apuntó Molina.

El empresario puntualizó que Jaime "fijaba la tarifa en ese tiempo; era quien nos media la entrada o no de mayor divisas a la empresa. Es decir, si él quería, podía ahogar financieramente a la empresa".

Además, reveló que en reiteradas oportunidades Jaime le pidió que nombrara a un sobrino suyo en la oficina de Aerolíneas en Puerto Alegre, Brasil, solicitud a la que, dijo, "siempre" se negó porque en ese destino no se necesitaba más personal.

Molina manifestó su satisfacción por haber conseguido numerosa documentación que aportó al magistrado que está a cargo del expediente por presuntas dádivas. "Conseguí la cantidad de vuelos que Jaime hacía, lo aportamos a la Justicia", resaltó e insistió: "Yo no le entregué ningún pasaje".

Según denunció Jaime, "no sólo el grupo Cirigliano, que en ese entonces alquilaba taxis aéreos" habría beneficiado a Jaime, sino que "hubo otros empresarios" que favorecieron al extitular de Transporte, otorgándole gran cantidad de pasajes para viajes que, no obstante, "no se pudieron comprobar". "(Jaime) volaba incluso en aviones propios de los empresarios", añadió.

Ante una pregunta, Molina insistió en negar que en enero de 2008 haya autorizado para Jaime un pasaje en clase "business", para su regreso de Río de Janeiro, que es lo que la Justicia considera una "dádiva" a favor del funcionario.

"Yo no le entregué ningún pasaje. En ese entonces, para otorgar un pasaje gratuito, para que hubiera un control, necesitaba de dos firmas: la mía, como gerente de Relaciones Públicas, y las del gerente general; sugestivamente este pasaje no tiene esas firmas", contó.

"El pasaje se da, no sé cómo fue, y lamentablemente yo caigo y soy imputado por este delito. Yo quiero llegar cuanto antes a este juicio, quiero demostrar mi inocencia", finalizó.  



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Las coimas de Jaime
  • Sergio Cirigliano
  • Jorge Molina
  • Ricardo Jaime
  • corrupción K
  • Aerolíneas Argentinas