POLITICA

Familiares del ARA San Juan descreen del informe de EEUU y esperan una respuesta de la Armada

Si bien la información llegó a los medios esta semana, los familiares consultados por PERFIL aseguran que ya sabían de los resultados de este informe desde principios de diciembre

Operaciones De búsqueda del submarino ARA San Juan
Operaciones De búsqueda del submarino ARA San Juan Foto:NA: Archivo y Prensa Armada Argentina

El informe producido por la Oficina de Inteligencia Naval de Estados Unidos asegura que el Ara San Juan habría sufrido una implosión en 40 milisegundos, y que por tal motivo los marinos murieron instantáneamente. Aunque los familiares aseguran haber accedido a está información aguardan por una respuesta de parte de la Armada nacional.

“Esto como fue de la central de inteligencia de estados unidos, no es oficial”. “Entonces hasta que la Armada Argentina no nos confirme que pasó queremos que lo sigan buscando al submarino”, explicó a este medio de comunicación, Maria Rosa Villareal, madre Fernando, jefe de operaciones del submarino. Además agregó que “a lo mejor no hubo una explosión, están al darete, están en otro lado”. “Tenemos todas esas preguntas y necesitamos que alguien nos de las respuestas” porque “no puede ser que un submarino desaparezca”, indicó.

Cristina Gallardo, hermana de Javier suboficial principal del navío, confirmó que “tenia conocimiento de este informe hace tiempo”, aunque prefirió no dar más precisiones sobre el tema. El comunicado detalla que, tras implosionar, la nave se hundió "verticalmente" a una velocidad de 10 a 13 nudos.

Por su parte, Itatí Leguizamon, esposa del tripulante Germán Suarez, también asegura que “ya sabíamos” del informe norteamericano, “por lo menos desde fines de noviembre o principios de diciembre”, indicó a PERFIL. Con dolor y pesimismo sobre confesó que saber que su “marido está muerto”. “No me interesa lo que me pueden decir desde la Armada o el Gobierno”.”Considero que siguen mintiendo”

Si bien para Maria Rosa la Armada Argentina"mintió desde el principio", asegura con firmeza que “la esperanza nunca la voy a perder porque quiero a mi hijo de nuevo conmigo”. Su optimismo también se traslada a los cambios producidos en las FF.AA porque “con los nuevos comandantes la relación es mejor”. “Tenemos un diálogo más fluido y ellos quieren que se esclarezca todo esto para el bien de la Armada”.

Mientras se realizan los preparativos para una misa por los dos meses desde el último contacto con el ARA San Juan, los familiares de los tripulantes aguardan por una reunión con el Ministro de Defensa, Oscar Aguad, y con José Luis Villán, jefe del Estado Mayor Naval, quienes “nos tienen que dar explicaciones”, concluye Villareal.



Punto por punto lo que dice el resumen de la Central de Inteligencia Naval de Estados Unidos:

El análisis de la detección acústica de la pérdida del submarino argentino ARA San Juan

Informes analíticos realizados sobre la información publicada por el la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares , la señal sonora asociada a la pérdida del submarino argentino ARA San Juan confirma lo siguiente:

Que la señal originada cerca de 46-10S, 59-42W a las 1358Z (GTM) el 15 de noviembre del 2017 “fue producida por la implosión del casco de presión del ara san juan a una profundidad de 1275 pies. La presión del mar a la profundidad del colapso fue de 570 PSI.

La frecuencia de la señal emitida durante el colapso (impulso de burbuja) fue de “4.4 Hz”.

La energía liberada por la implosión fue igual a la “explosión de 12.500 libras de TNT” a la profundidad de “1275 pies”

Esa energía fue producida por una conversión prácticamente instantánea de energía potencial (presión del agua) a energía cinética, la fuerza con la que el flujo de agua ingresó al casco de presión del ARA San juan de “aproximadamente 1800 mph”.

El “casco de presión fue completamente destruido” (fragmentado/compactado) “en aproximadamente 40 microsegundos” (0.040s o la 1/25 de un segundo), la “duración de la fase de compresión del colapso”, lo que representa la mitad del tiempo necesario para el reconocimiento cognitivo de un evento.

Aunque “la tripulación pudo haber sabido que el colapso era inminente, nunca supieron que efectivamente iba a ocurrir”

“No se ahogaron ni sintieron dolor. La muerte fue instantánea”

Los restos del ARA San juan “se hundieron verticalmente” a una “velocidad estimada de entre 10 y 13 nudos”. El impacto contra el fondo no habría producido un evento acústico detectable a larga distancia.