POLITICA


Fariña expuso la trama de negocios y traiciones entre Kirchner y Báez

El financista declaró como arrepentido y dio a conocer intimidades del presunto andamiaje de corrupción en torno a la obra pública. 

La extensa declaración del arrepentido Leonardo Fariña ante el juez Sebastián Casanello marcó un antes y un después en la causa por "La ruta del dinero K". Sus palabras revelan la presunta trama de amistades, traiciones y negociados que involucrarían a la familia Kirchner y Báez. 

Según se desprende de su declaración, el "mundo de la obra pública (...) se transformó en la caja primordial de lo que sería el gobierno que inició Néstor Kirchner". El valijero hizo referencia a "un plan sistémico cuyo objeto fue el vaciamiento de las arcas públicas mediante la obra pública" y lo describió en cinco pasos: "En primer lugar, sobreprecio en la obra pública; dos, adelanto financiero de obra; tres, facturación apócrifa; cuatro, cohecho y cinco, lavado de activos".

De acuerdo a la revelación La Nación, el empresario K Lázaro Báez tenía un fuerte vínculo con el expresidente Néstor Kirchner, pero una marcada distancia con su mujer Cristina.  "Lázaro decía textualmente: «Néstor era mi amigo desde siempre. Ella no. Esto lo hice con mi amigo y queda acá», refiriéndose a su emporio".

Fariña también indicó que tras la muerte de Néstor, Cristina y sus hijos "fueron golpeando a los empresarios más emblemáticos amigos del marido, reclamando lo que teóricamente era de él, y ahí es donde viene el cortocircuito entre Lázaro Báez y Cristina Kirchner". 

"Cristina piensa que lo que hizo Lázaro Báez fue robarle dinero'", indica el escrito.  

"A partir de la muerte de Néstor Kirchner, empieza a caer la adjudicación de las obras públicas. Ellos estaban re calientes. Ahí deja traslucir eso de que 'lo que yo hice con mi amigo es nuestro". Mal y pronto: Cristina piensa que lo que hizo Lázaro Báez fue robarle dinero'", sostuvo Fariña ante el juez Casanello.

 



Redacción de Perfil.com