POLITICA LA RUTA DEL DINERO K


Fariña reveló el rol de financieras locales y un banco suizo en el lavado

Se allanaron varias firmas para intentar corroborar los dichos del exvalijero. Dijo que el mecanismo era propuesto directamente por los financistas de Suiza.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc

La maniobra venía ya armada. Los representantes de los bancos suizos ofrecían un mecanismo llave en mano desde la financiera local para sacar el dinero negro a paraísos fiscales, las sociedades creadas en esos países para depositarlo en cuentas bancarias sin comprometer a los dueños de los fondos, y la ingeniería para que el dinero llegara blanco y legal al Primer Mundo, e incluso pueda retornar legalmente al país de origen. Fue el mecanismo que llevó a Lázaro Báez a Suiza, según reveló el arrepentido Leonardo Fariña ante la Justicia federal.

El resultado: lo negro se blanquea, lo local se globaliza y los fajos de billetes se bancarizan. La ruta del dinero K tiene una sola ciencia: el sistema financiero internacional.

Fariña reveló detalles inéditos de la supuesta maniobra de lavado de dinero del empresario Lázaro Báez que involucra a nuevos actores y pone a los bancos suizos y financieras argentinas en el centro de la escena, informaron fuentes de la causa a PERFIL. Por eso, la City porteña volvió a sacudirse esta semana luego de que el juez federal Sebastián Casanello ordenó allanar varias financieras para corroborar los últimos dichos de Fariña.

Uno de los blancos fue Ernesto Clarens, señalado desde hace años como el primer financista de Néstor Kirchner. Casanello allanó financieras vinculadas y el domicilio de Clarens, confirmaron fuentes de la causa. Es la primera vez que se llega a este personaje clave en la estructura financiera de Kirchner. Fariña lo nombró como uno de los tres hombres clave de la causa contra Báez.

El juzgado investiga si la ruta del dinero K se blanqueó a través de estructuras montadas por el banco suizo Lombard Odier que conectó a Báez y su equipo financiero-legal con una serie de financieras locales. Antes de operar con SGI, alias "La Rosadita", el empresario más beneficiado por la obra pública de Santa Cruz habría utilizado otras financieras por recomendación de los representantes de los bancos helvéticos, que ya tenían montada una ruta a través del estudio panameño Mossack Fonseca y de la financiera suiza Helvetic Service Group. Así lo describió Fariña.

El sábado por la madrugada, el juez Casanello ordenó secuestrar documentación, pendrives, e-token –dispositivos electrónicos para manejar a distancia los movimientos de cuentas bancarias sin dejar rastros–, registros, computadoras, servidores y libros contables de una de las financieras más importantes de la City: Grupo Cohen. “Si bien no tenemos conocimiento directo de la causa, podemos informar que las personas mencionadas en el procedimiento no operaron en ningún momento con Cohen”, aseguró la compañía en un comunicado que envió a la Comisión Nacional de Valores. En la firma niegan cualquier vínculo con Báez.

Casanello también ordenó allanar la Sociedad de Bolsa Pro-Valor, otra financiera más pequeña.

No era fácil para Báez. Muchos agentes de Bolsa, financieras y bancos lo consideran persona expuesta políticamente (PEP) por su relación directa con los Kirchner. Pero habría encontrado algunas dispuestas a arriesgarse a cambio de porcentajes altos.



Emilia Delfino