POLITICA FESTEJO POR EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA

Sin embajador, políticos y empresarios celebraron la independencia de EEUU

El jueves por la noche el palacio Bosch abrió sus puertas para recibir a los invitados a la celebración por el 4 de julio.

Brendan O’Brien, ministro consejero interino de la Embajada de los Estados Unidos; Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción y Tom Cooney, encargado de negocios de la embajada.
Brendan O’Brien, ministro consejero interino de la Embajada de los Estados Unidos; Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción y Tom Cooney, encargado de negocios de la embajada. Foto:Gza. Embajda EEUU

La situación no es nueva. Esta no es la primera vez que la sede diplomática local de  Estados Unidos local no tiene un embajador designado. Basta recordar que hubo demora de parte de Barack Obama en designar al mediático Noah Mamet. Y ahora Donald Trump está repitiendo esa “línea de conducta”, aunque Argentina no es el único país que carece de embajador norteamericano en funciones. A pesar de eso, dos días después de la fecha propiamente dicha, el Palacio Bosch se abrió nuevamente para la celebración de la fecha patria. 

El anfitrión fue Tom Cooney, quien es desde enero de 2017 la máxima autoridad diplomática de Estados Unidos en Argentina. Su rol es el de encargado de negocios, aunque su designación inicial es la de ministro consejero, cargo que retomará cuando Trump destine a un embajador propiamente dicho. En su discurso, el diplomático destacó la presencia de funcionarios nacionales, provinciales y porteños. Entre los que pasaron por el festejo estuvieron el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo (de animada charla con el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde), y el ministro de Modernización, Innovación y Tecnología de la Ciudad, Andy Freire. Además, la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso.

Además de ellos, entre las principales personalidades que se sumaron al festejo estuvieron el ministro de Modernización de la Nación, Andrés Ibarra; el de Transporte, Guillermo Dietrich (quien después se fue a la cena de Fundación Zaldivar en el hotel Alvear); el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj; el ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo; el economista Miguel Bein; el secretario general del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, Fabián Perechodnik; el juez Claudio Bonadío (a quien se vio en un efusivo diálogo con el periodista Julio Blanck); el intendente de San Isidro, Gustavo Posse; el empresario petrolero Alejandro Bulgheroni y su hijo menor; el dirigente de la UIA, José Urtubey; el presidente del Banco Provincia, Juan Curutchet; el extitular del Banco Nación, Carlos Melconian, y el director del Museo del Holocausto, Guillermo Yanco, esposo de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich. También estuvo, como en las últimas celebraciones, el hombre que protagonizó el "casamiento empresario" del año: Héctor Magnetto, quien se retiró sin querer posar paraninguna foto.

Como en otros años, la celebración del 4 de julio, la más importante para Estados Unidos fuera de su territorio, hubo un tema que engloba el festejo. En esta ocasión fue “Descubriendo al Mississipi”. Justamente uno de los estados más pobres del territorio norteamericano pero rico en tradiciones, leyendas, historias de segregación y también de aporte cultural gracias a su población afroamericana. Acorde con los tiempos tech, la Embajada subió a Spotify el playlist de esta celebración en Buenos Aires, bajo el nombre Mississipi River.