POLITICA BANDA NARCO

Finalmente, Los Monos ingresaron al penal de Ezeiza

Después de cuatro horas de espera por un trámite administrativo, concluyó el traslado de los líderes de la banda narco a la prisión de máxima seguridad. 

Foto:Dyn

La batalla contra el narcotráfico que está desplegando el gobierno de Mauricio Macri está escribiendo un nuevo capítulo. Finalmente, después de un asunto administrativo que demoró más de cuatro horas, los líderes de la banda narcotraficante Los Monos, Máximo Ariel Cantero y Emanuel Chamorro, ingresaron al penal de máxima seguridad de Ezeiza.

Desde la semana pasada existía el fuerte rumor de una posible fuga de los líderes de la banda. Por este motivo, la Justicia decidió proceder con celeridad y ordenó el traslado de los dos jefes narco desde el penal de Piñero, ubicado a unos 20 kilómetros de la ciudad de Rosario, hasta la prisión de máxima seguridad de Ezeiza. 

La posibilidad de la existencia de un escape había sido denunciada días atrás a través de un llamado anónimo que ingresó al 911, el cual alertaba la posible fuga del penal de Piñero. La denuncia fue corroborada cuando en la madrugada del sábado se detectaron movimientos extraños en las inmediaciones del predio, a los cuales los guardios respondieron con disparos de advertencia, que fueron replicados con balazos por parte de los sospechosos. 

Fuego cruzado

Hoy por la mañana, mientras tanto, el abogado de Los Monos, Carlos Varela, acusó al servicio Penitenciario de Santa Fe de “inventar” el supuesto plan de fuga para “sacarse un problema de encima” y trasladarlo al penal de Ezeiza. 

“Han inventado razones para su objetivo, que era trasladarlos al Servicio Penitenciario Federal, lo que han logrado y han agravado las condiciones de su detención”, disparó.

Varela apuntó directamente contra el jefe de la penitenciaría de Santa Fe, Pablo Cococcioni, al cual calificó de “burócrata al más puro estilo Adolf Eichmann”, en referencia al criminal de guerra nazi de la Segunda Guerra Mundial. También lo definió como “un inepto, un mentiroso y un cobarde”. 

 

 



Redacción de Perfil.com