POLITICA TRAS LOS CONTACTOS EN BRASIL

Fiscales: “Es un escenario difícil, pero conversable”

.

Las horas posteriores a que tres fiscales argentinos se reunieran con las autoridades brasileñas y acordaran cómo será la entrega de las pruebas del caso Odebrecht –que demostrarían el pago de sobornos a funcionarios argentinos y la participación de empresarios y lobbistas en una red internacional de corrupción– están marcadas por las expectativas, pero también por el realismo. “Es un escenario difícil, pero conversable”, sintetizaron a PERFIL fuentes del Ministerio Público. La mayor dificultad pasa por los arrepentidos y las exigencias de las normativas brasileñas, que la Argentina no contempla. “No está todo cerrado. Hay que ver qué pasa”, insistieron. “Esto es una negociación y hay margen para hacerlo. La información va a ir llegando”, agregaron. Las fuentes consultadas también explicaron que “hay varios convenios” vinculados a la materia y “causas cruzadas”, por lo que entre ambos países será clave la cooperación.

Según trascendió en las últimas horas, el material sólo llegaría a nuestro país si las autoridades locales se comprometen a no iniciar procesos judiciales contra los ejecutivos de la empresa que brindaron la información. Algo que la legislación argentina no prevé. “Es cuestión de esperar”, agregaron las fuentes, y resaltaron que las diferencias que existen entre los marcos normativos de los dos países “son muy importantes” pero que confían en que comiencen a zanjarse con el equipo mixto que va a trabajar en el tema. Se trata de un grupo de investigación bilateral especialmente abocado al Lava Jato, que estará integrado por al menos cuatro fiscales argentinos y uno de Brasil.
La constructora admitió haber pagado al menos US$ 35 millones en coimas entre 2007 y 2014 para conseguir contratos de obra pública en el país. El viernes, a la reunión en Brasilia viajaron los fiscales Sergio Rodríguez, Carlos Stornelli y Franco Picardi, que llevan adelante diferentes causas.