POLITICA


Fondos buitre | La Iglesia cargó contra "la especulación financiera"

La Conferencia Episcopal sostuvo que "impide el crecimiento de los pueblos". Además, pidió "madurez" durante la negociación.

La Conferencia Episcopal, que preside José Arancedo, se mostró preocupada por lo que pueda pasar en la negociación.
La Conferencia Episcopal, que preside José Arancedo, se mostró preocupada por lo que pueda pasar en la negociación.
Foto:Cedoc

En medio de la negociación del Estado argentino con los holdouts, la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) que preside el monseñor José María Arancedo cuestionó la "especulación financiera" y pidió "responsabilidad y madurez" entre las partes en litigio.

Los obispos citaron declaraciones recientes del papa Francisco para afirmar que "el orden económico no es independiente del orden social, ambos pertenecen al mundo de la ética y tienen en el hombre su sentido y referencia". Por eso, se mostraron "preocupados" por la situación.

En ese sentido, los religiosos remarcaron que "la economía centrada sólo en la especulación financiera debilita las relaciones, posterga el desarrollo de los pueblos y compromete la equidad del orden internacional".

"Hemos seguido con atención y preocupación pastoral la situación creada por la deuda externa y sus posibles consecuencias para nuestro país y la vida de nuestra gente, especialmente de nuestros hermanos más vulnerables, tras el reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos", dice la nota episcopal.

Para los obispos, la situación reclama de la dirigencia argentina una "actitud madura de unidad y responsabilidad para responder, en una justa negociación, a la situación generada".

El Papa consideró la semana pasada inadmisible que "pocos prosperen recurriendo a la especulación financiera mientras muchos sufren duramente las consecuencias", al hablar en un simposio de Justicia y Paz, consignó AFP.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Fondos buitre
  • Holdouts
  • Iglesia católica
  • Conferencia Episcopal
  • José María Arancedo