POLITICA SECRETARIA PARA EL PENSAMIENTO

Forster asumió sin ceremonia y con bajo perfil

El flamante secretario eludió cualquier presentación rimbombante por la polémica que se generó tras su designación. La defensa de Sarlo y Romero.

PERFIL COMPLETO

Foto:Telam

El filósofo Ricardo Forster asumió en la Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional (Scepn), del Ministerio de Cultura, con un bajo perfil que contrasta con la polémica que genera el nombre elegido para esa repartición.

Mientras voceros de Casa Rosada anticipaban que habría un acto con “la pompa oficial”, los nuevos secretarios firmaron el acta de asunción en la cartera y mantuvieron el jueves al mediodía una reunión con los empleados. Forster dijo ese día a PERFIL que los integrantes del equipo de Teresa Parodi “ya estamos trabajando” y comentó que sólo se hizo “una presentación al personal del Ministerio”.

Hubo tres motivos para que no se hiciera el acto, según contaron fuentes de la cartera: el primero, que los funcionarios provienen del campo intelectual y no son proclives a las cámaras. El segundo, aunque menor, fue la polémica creada a partir de la denominación de la secretaría de Forster.

Es que la Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional tiene un lejano parentesco semántico con el Ministerio de la Verdad de la novela 1984, de George Orwell, y “coordinar el pensamiento” suena tan utópico como el Viceministerio para la Suprema Felicidad, creado por Nicolás Maduro.

Al respecto, Forster admitió su incomodidad: “No tenía idea del nombre que se eligió para la secretaría, no me gusta demasiado, pero me parece interesante que se genere el debate”, sostuvo en declaraciones radiales.

Ese debate se inició cuando algunas figuras de la cultura expresaron su “preocupación” por las tareas que cumpliría la Scepn o las tomaron en tono de chanza. En cambio, otros intelectuales defendieron al filósofo de los embates: “No creo que Forster pretenda ser el comisario, me parece que esto más bien forma parte de hacer un poco de preparación para las elecciones”, dijo el historiador Luis Alberto Romero.

En tanto, Beatriz Sarlo consideró que el nombre “entra en línea con gestos tribuneros de Cristina” Kirchner y que la Scepn “tiene un título muy militar”. No obstante, defendió de su reprobación a Forster: “Lo conozco muchísimo. No creo que quiera hacer de policía del pensamiento”.

El tercer motivo es la circular 01/2014, de la ministra Parodi, por la cual ordenó que no se haga reconocimiento de gastos ni se mantengan contrataciones anteriores al 7 de mayo, día en que ella asumió, hasta ser revisadas por las nuevas autoridades. Fuentes de la cartera indicaron a PERFIL que la nueva gestión encontró “mucho desorden administrativo” en la vieja Secretaría de Cultura, que estaba a cargo de Jorge Coscia.



Jose Luis Cutello