POLITICA


Fotos | Antonio Cafiero, un animal político y hombre de familia

Estuvo casado con Ana Goitía y tuvieron diez hijos. Sus cumpleaños convocaban a todo el arco político nacional.

Acompañó a Cristina a la asunción de Francisco.
Acompañó a Cristina a la asunción de Francisco.
Foto:AFP

Durante su larga carrera militante, partidaria y como funcionario público, pasó por distintos cargos y responsabilidades. Fue reconocido como secretario de Juan Domingo Perón y uno de los impulsores del regreso de la democracia durante los años 80. Además buscó impulsar la renovación del peronismo. Su carismo, humor y concepción de la vida política lo llevó a ser un referente eterno del PJ.

Cafiero nació el 12 de septiembre de 1922 en la Ciudad de Buenos Aires. Tuvo diez hijos, 37 nietos y 3 bisnietos. Fue fanático de Boca. Cursó la carrera de contador público nacional en la Universidad Nacional de Buenos Aires donde, luego de recibirse en 1944, además se doctoró en Ciencias Económicas cuatro años después. Desde 1952 ejerció la docencia en distintas universidades e institutos.

Su actividad política comenzó en 1944, como titular de la Asociación de Estudiantes de Ciencias Económicas. El 17 de octubre de 1945, Día de la Lealtad peronista, como a militar en las filas justicialistas. Fue electo delegado estudiantil ante el Consejo Directivo de la Facultad. Asimismo, se lo designó Secretario Político del Consejo Supervisor, y Coordinador del Movimiento Nacional Justicialista, desde 1962 hasta 1964; Secretario Político del Consejo Nacional del Partido Justicialista, desde 1964 hasta 1966; y Director del Consejo de Planificación de dicho movimiento en 1971.

Fue Presidente del Consejo Provincial del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires, desde 1986 hasta 1991; Presidente del Consejo Nacional del Partido Justicialista desde 1987 hasta 1990, y Secretario General del Bloque de Senadores Nacionales del citado partido.

Sus principales cargos públicos fueron: director departamental en la Superintendencia de Seguros de la Nación (1946-1948), consejero financiero en la Embajada Argentina en Washington, EEUU (1948-1951), ministro de Comercio Exterior de la Nación (1952-1954), presidente de la Caja Nacional de Ahorro y Seguro (1973-1974), secretario de Comercio de la Nación (1974), Interventor Federal de Mendoza (1974-1975), ministro de Economía de la Nación (1975-1976), embajador ante la Santa Sede (1976), diputado nacional (1985), Gobernador de la Provincia de Buenos Aires (1987-1991), embajador ante Chile (1992), Convencional Constituyente para la Reforma de la Constitución Nacional (1994), senador nacional por Buenos Aires (1993-2001),
jefe de Gabinete de Ministros (2001-2002) y, senador nacional por Buenos Aires (2002- 2005).

En 1988, y tras impulsar las internas partidarias, fue precandidato a Presidente de la Nación por el justicialismo con la fórmula Cafiero-De La Sota, pero fue derrotado por la dupla Menem-Duhalde.

Entre otras actividades, presidió la Conferencia Permanente de los Partidos de América Latina y el Caribe y el Instituto de Altos Estudios Juan Perón, órgano de capacitación del Partido Justicialista. A la par, fue premiado en distintos año por su labor parlamentaria y recibió varias condecoraciones, como la Orden del Libertador Bernardo O'Higgins, la Orden Nacional del Mérito de Francia y, la Orden de Ucrania Príncipe Yaroslav el Sabio.

Publicó más de 20 escritos, muchos de los cuales son libros de análisis y ensayos políticos como "El Segundo Plan Quinquenal", "El peronismo renovador y la deuda externa", "El peronismo que viene", "Nomeolvides. Memoria de la resistencia peronista" y su más reciente "Militancia sin tiempo", que contiene sus memorias.

Cafiero fue un gran crítico interno de su propio partido. Sobre los Kirchner dijo en una entrevista a La Nación: "Lo que separa a los Kirchner de Perón es el estilo: el maltrato, el destrato. Perón hubiese reunido a todos los políticos alrededor de una mesa, habría dialogado con todos. El trato de los Kirchner no ha sido feliz".

En su último cumpleaños, festejado en su residencia de San Isidro, pronunció un discurso frente a decenas de políticos y funcionarios invitados. Expresó algo que bien podría sintetizar su visión pragmática de la política: "El peronismo tiene una virtud que no puede ostentar ningún otro partido: une más allá de las diferencias ocasionales, y nos reconoce hermanos y cómplices de un mismo proyecto".



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Murió Antonio Cafiero