POLITICA ESCUCHAS ILEGALES

Freiler rechazó el presunto cobro de coimas para favorecer a Macri

El camarista también pidió que se comprueben las posturas de "los magistrados actuantes".

Defensiva. El juez Freiler habló con PERFIL y se defendió de las acusaciones en su contra.
Defensiva. El juez Freiler habló con PERFIL y se defendió de las acusaciones en su contra. Foto:Nestor Grassi
El camarista federal Eduardo Freiler presentó una declaración espontánea en la que rechazó acusaciones por el presunto cobro de una coima para sobreseer al presidente Mauricio Macri en la causa de las escuchas ilegales.

"Niego categórica y contundentemente estar involucrado en los hechos que la denuncia describe", sostuvo Freiler, mediante un escrito presentado ante la jueza María Romilda Servini.

El camarista propuso medidas para que "de existir el delito denunciado, conocer quiénes fueron sus autores, cómplices, partícipes, intermediarios y beneficiados". 

En ese sentido, recomendó que se consultara toda la causa para "comprobar la postura de los magistrados actuantes en el transcurso de la sustanciación, la lógica jurídica y oportunidad de los votos y compulsarlos entre sí".

Freiler pareció aludir tácitamente a un voto de su colega Eduardo Farah, quien cuando inicialmente se confirmó el procesamiento de Macri por las escuchas se había inclinado por sobreseerlo.

Según esa lectura, fue Farah y no él quien estaba a favor de sobreseer a Macri, aún antes de que fuera Presidente de la Nación. El diputado del Frente Renovador Julio Raffo denunció a Freiler y al presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, a raíz de una publicación periodística que daba cuenta del supuesto pago de un soborno.

Macri fue sobreseído por el juez Sebastián Casanello poco después de asumir como Presidente, y la decisión fue confirmada por la Sala I de la Cámara Federal porteña, que Freiler integró junto con sus colegas Jorge Luis Ballestero y Farah.

Como medida de prueba, Freiler sugirió que "se obtenga el registro de las llamadas entrantes y salientes de todos los involucrados, antes, durante y después de los períodos de sospecha".

Freiler deslizó que la acusación en su contra podría tratarse "de una nueva operación de prensa y servicios afines cuyo propósito es el desprestigio de un juez de Cámara". Pero también pidió que se evalúe si existió "tráfico de influencias o la 'venta de humo'".