POLITICA LO QUE VIENE

“Fue un año duro pero hay señales de alivio, no vemos inestabilidades”

.

PERFIL COMPLETO

—¿Cómo terminará diciembre?
—Más allá de los fantasmas que algunos quisieron agitar y los temores presentes, va a estar marcado por la tranquilidad y la esperanza. Fue un año duro, pero hay señales de alivio. No vemos ni por asomo grandes inestabilidades, más allá de que algún pícaro quiera intentar algo.
—¿Creen que hay fuerzas políticas con ánimo desestabilizador?
—El kirchnerismo tuvo desde el primer día un discurso desestabilizador explícito. A eso a veces se suman algunas expresiones marginales. Pero la mayoría del sistema institucional tiene claro que eso no conduce a ningún lado y le produce rechazo. Y corrijo: más que pícaros, si alguien pretende hacer alguna acción, vamos a estar frente a delincuentes.
—Dijo que fue un año duro. Pero el Gobierno generó expectativas: el segundo semestre, los brotes verdes, que no se pudieron cumplir y alimentaron la frustración.
—Si revisa el archivo verá que siempre dijimos que en el segundo semestre iba a bajar la inflación, y bajó. Y dijimos que iba a arrancar fuerte la obra pública, y arrancó. Y que iban a notarse tendencias de crecimiento, y se están dando. Se normalizó la economía para crecer en 2017. Pero después se construyó una caricatura del segundo semestre.
—¿Cuál es el motor al que apuesta el Gobierno para crecer?
—Argentina creyó que podía crecer sólo a partir del consumo del mercado interno. Eso no fue sustentable. Tuvimos una desinversión muy fuerte. Se transformó en una de las economías más cerradas del planeta. Pero hay sectores que ya comenzaron a mostrar el cambio: el campo, las energías renovables, la infraestructura. Otros van a seguirlos.
—El año que viene será más caro tomar deuda y financiar el déficit.
—Sí, ése es un debate muy importante. Argentina tiene el desafío de ir reduciendo gradualmente el déficit fiscal para bajar la vulnerabilidad frente a la inestabilidad del mundo.n