POLITICA INTERNA EN CAMBIEMOS

Garavano le respondió a Carrió: "Puede pedir mi juicio político"

El ministro de Justicia se defendió de las acusaciones por su accionar frente a la causa AMIA.

El ministro de Justicia y la líder de la Coalición Cívica, enfrentados.
El ministro de Justicia y la líder de la Coalición Cívica, enfrentados. Foto:Cedoc.

El ministro de Justicia, Germán Garavano, se defendió en la tarde del miércoles de las acusaciones por su accionar frente a la causa AMIA de parte de la diputada de Cambiemos, Elisa Carrió, quien estaría buscando aliados para promover un juicio político contra el ministro, según trascendió esta semana. 

"Es un problema de la doctora Carrió. Puede pedir mi juicio político, cualquiera puede pedirlo cuando quiera", aseguró en declaraciones a Radio Con Vos y defendió, además, la decisión de apartar a los abogados de la Unidad Especial AMIA que apoyaban el pedido de una condena contra los ex fiscales Eamon Müllen y José Barbaccia, para colocar en su lugar al abogado José Console. 

"Frente al planteamiento, el Gobierno decidió que los abogados que habían intervenido en el juicio, en la audiencia oral, eran los que tenían que llevar adelante los alegatos", agregó el funcionario nacional. Según detalló la agencia Noticias Argentinas, uno de los hechos que molestó a Carrió fue que el encargado de alegar en el juicio fuese Console, porque el abogado es integrante del Tribunal de Disciplina del Club Atlético Boca Juniors, entidad que preside Daniel Angelici, blanco habitual de líder de la Coalición Cívica. 

Por otro lado, esta semana trascendió que la abogada de confianza de Carrió, Mariana Stilman, presentó su renuncia a la Unidad AMIA. En un comunicado, la Coalición Cívica ARI sostuvo que la razón de esa decisión fue el accionar de Garavano: “La dimisión de Stilman se produjo luego de la sorpresiva intervención del Ministro en el trabajo de la querella del Estado en la causa de encubrimiento del atentado a la AMIA. No formamos parte ni del amiguismo, ni del nepotismo, ni de encubrimiento judicial alguno”. 

De ese modo, Carrió cuestionó al ministro de Justicia por su decisión de haber dejado caer la acusación por encubrimiento del atentado a la AMIA contra los ex fiscales de la causa Eamon Müllen y José Barbaccia y apuntó a que se tomó esa determinación por los vínculos que los ex funcionarios del Ministerio Público tendrían con integrantes de la cartera que lidera. 

En el texto se recordó que los enfrentamientos con Garavano arrancaron en 2017: “El año pasado, la abogada de confianza de Carrió debió renunciar a la representación de la querella debido a las reiteradas intromisiones en su trabajo por parte de otro abogado que respondía a órdenes del Ministro y sus asesores, quienes impedían que Stilman desarrollara de manera adecuada su labor como apoderada en el juicio. 

Pese a esto, a pedido de Carrió y el titular de la unidad AMIA, Mario Cimadevilla, Stilman continuó trabajando en la Unidad para colaborar con los nuevos apoderados designados en su reemplazo, en virtud del compromiso del ex senador radical de que no volvería a producirse otra intromisión en el trabajo de los letrados. Por su parte, es importante recordar que el Ministro había reconocido mediante una resolución que el único responsable de la querella era el titular de la Unidad”. 

El escrito siguió: “Sin embargo, casi un año después, un día antes de que el nuevo apoderado se presentara en la audiencia para alegar, de acuerdo a las instrucciones dadas por el doctor Cimadevilla, conforme al requerimiento de elevación a juicio de la propia querella y en consonancia con la acusación que había realizado la Unidad AMIA en diciembre, el Ministro de Justicia dispuso que se revocara el poder del nuevo apoderado y que se presentara a alegar en el juicio el abogado José Console, integrante del Tribunal de Disciplina del Club Atlético Boca Juniors, quien había sido designado también para trabajar en la querella, pero no tenía poder para representar a la Unidad AMIA”. 

En la audiencia que tuvo lugar el 1º de febrero, Console solicitó la absolución de Müllen y Barbaccia. A entender de la agrupación política, eximirlos de toda la responsabilidad por las irregularidades cometidas durante el trámite de la causa por el atentado a la AMIA “se ve agravado debido a los numerosos rumores acerca de los vínculos de amistad entre los ex fiscales y los integrantes del ministerio de Garavano”. 

“Por el contrario, el proyecto de acusación que había sido elevado a Cimadevilla y al propio ministro, y que iba a ser leído por el apoderado Ventos, fundaba la acusación de ambos ex fiscales en numerosas pruebas que los implicaban en casi todas las acusaciones”, consideraron. En diciembre los fiscales de la Unidad AMIA habían solicitado penas para Mullen y Barbaccia de 8 años de prisión. La misma Stilman denunció a través de Twitter que las conclusiones de Console no correspondían a las de la mayoría de la Unidad.