POLITICA REFORMA DEL SISTEMA PENAL JUVENIL

Garavano y Stanley, divididos por la edad de la imputabilidad

Mientras el Ministerio de Justicia avanza con una reforma del sistema penal juvenil, otro sector rechaza esa posibilidad y ya tiene elaborado un proyecto alternativa.

MENORES. El Gobierno debate su participación en el delito.
MENORES. El Gobierno debate su participación en el delito. Foto:CEDOC PERFIL

En el gobierno se cocina un choque de miradas respecto a la edad de la imputabilidad. Mientras el Ministerio de Justicia avanza con una reforma del sistema penal juvenil, que incluye una baja desde los 16 a los 14 años, otro sector rechaza esa posibilidad y ya tiene elaborado un proyecto alternativa. Sus autores son los integrantes del Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y Familia, (Cofenaf), integrado por representantes de las 24 provincias. El intento de reforma de los especialistas en niñez ya está en manos de la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley, quien también se resiste a la baja.

“Hay un proyecto que seguramente después de las elecciones será enviado al Congreso”, afirmó días atrás el ministro de Justicia Germán Garavano. Si bien no dio detalles, aseguró que su objetivo será “mejorar la situación de los jóvenes en conflicto con la ley penal”. 

Según explicaron en el Ministerio de Justicia, la reforma apuntará a fomentar la llamada justicia restaurativa, para contener a los chicos que tengan problemas reiterados. Así, el oficialismo busca sacar del centro al debate sobre la edad.

Pero lo cierto es que el equipo de Garavano propone un régimen escalonado: a los 14 años, cárcel para quienes cometan asesinatos o violaciones; y a los 15, para los que realicen delitos un poco menos graves, como secuestros o asaltos con armas.

El camino de ese proyecto empezó en febrero pasado, a partir de una convocatoria de Garavano. Durante un mes se realizaron dos reuniones semanales con juristas, académicos, representantes de las provincias, organizaciones civiles y legisladores. Hubo coincidencia respecto a la necesidad de impulsar una ley integral, pero no sobre la baja: el grueso de las organizaciones especializadas en niñez (36 sobre 40, con Unicef incluida) rechazó la posibilidad. 

Más cerca de esa posición, el Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y Familia trabaja desde hace un año en un proyecto paralelo. Y plantea que la baja de la edad no tendría prácticamente incidencia alguna. Hace un mes, durante un encuentro realizado San Salvador de Jujuy, 22 delegados provinciales consensuaron mantener en 16 años el límite de la imputabilidad. Sin ánimo de polemizar con Garavano, cerca del secretario Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Desarrollo Social, Gabriel Castelli, anticipan que su iniciativa también llegará al Congreso.