POLITICA FRENTE RENOVADOR

Gestiones de Massa para evitar una derrota porteña

Le ofreció a Roberto Lavagna ser su candidato a jefe de Gobierno. Pero aún no logró cerrar el acuerdo.

Foto:Prensa Massa

“Faltan 500 días”, dice un flamante spot de campaña –todavía no dado a conocer– en el que se invita a votar por Sergio Massa con el objetivo de “evitar” la historia que lleva a que “cada diez años el país choque”. Pero para llegar a la elección presidencial encabezando las encuestas, como muestran los últimos sondeos, el diputado del Frente Renovador deberá sortear varios desafíos.

El principal reto que reconocen dentro del equipo de Massa tiene que ver con las elecciones porteñas que se concretarían entre abril (internas) y junio (generales) de 2015. El ex ministro de Economía Roberto Lavagna escuchó la propuesta del Frente Renovador para ser candidato a jefe de Gobierno, pero contestó con evasivas. El economista es el único dirigente con el que cuenta Massa en la ciudad con chances de pelear la elección, pero aún no logra su confirmación. Un escenario desalentador para los massistas, quienes reconocen que podrían encontrarse peleando un tercer puesto con el Frente para la Victoria, detrás del Pro y del Frente Amplio Unen. Advierten el mismo escenario en Santa Fe, donde las elecciones también se realizan meses antes que las presidenciales.

En un escenario en el que Mauricio Macri crece y se consolida en los primeros lugares de la carrera presidencial peleando el segundo lugar con Daniel Scioli, desde el Frente Renovador creen que otro de los desafíos es mantener su imagen. “Massa se mantiene con sólo caminar la calle, estando con la gente. No es momento de sumar dirigentes ni mostrar acuerdos políticos”, dice uno de los encargados de la campaña. Por eso durante el Mundial no detuvo las recorridas por el interior, que seguirán las próximas semanas por Catamarca, Salta, Jujuy y Córdoba. Ayer, en San Andrés de Giles, volvió a mostrarse del lado del electorado. “Más allá de Boudou y los holdouts, a la gente la plata no le alcanza”, polemizó.

Los massistas creen que también es momento de demostrar mayor coherencia entre su discurso y su armado político. El diputado ya no podrá mostrarse en contra de la reelección indefinida de intendentes, cuando sus propios jefes comunales lo están proponiendo –Humberto Zúccaro (Pilar) anunció que en 2015 buscará su cuarto mandato–. Tampoco podrá insistir con que su espacio es “la renovación”, cuando tiene a su lado históricos dirigentes peronistas y, además, los próximos acuerdos serán también con “la vieja política”. Deberá convencer de la irrenunciable necesidad de contar con esos “hombres experimentados”.

La falta de experiencia de Massa aparece en los focus groups (encuestas en profundidad) como otro obstáculo. En su equipo de campaña evalúan convertir este defecto en virtud y llevarlo a los spots, como lo hizo De la Rúa con su hit de campaña “Dicen que soy aburrido”



Rosario Ayerdi