POLITICA COQUETEO CON LANZARSE EN SAN MIGUEL

Gianfranco Macri, el hermano que antes de blanquear amagó con jugar en política

Esta semana, el presidente lo defendió por declarar $ 620 millones en el blanqueo. en 2015 había evaluado dejar la empresa familiar SOCMA para seguir los pasos de Mauricio.

Familia. Verbitsky reveló su ingreso al sinceramiento fiscal.
Familia. Verbitsky reveló su ingreso al sinceramiento fiscal. Foto:Cedoc

"Es un derecho que tenía por ley”, dijo el Mandatario. Gianfranco Macri se plantó frente a su hermano mayor. Ocurrió hace dos años, en octubre de 2015, más de un año antes de que blanqueara unos 620 millones de pesos no declarados. Más que enojado, Gianfranco estaba decepcionado por el resultado de la elección en San Miguel, donde el empresario tiene el selecto Buenos Aires Golf Club. En ese municipio bonaerense, la performance de Cambiemos había estado muy por debajo del promedio de la Provincia. Mauricio Macri sacó menos de 30 puntos. María Eugenia Vidal arañó los 36, y la boleta de concejales obtuvo apenas 17%.

"Acá no nos puede ir tan mal”, se lamentó el hermano del Presidente, según reprodujo en reuniones posteriores. A partir de ese momento, pese a que Macri terminaría imponiéndose en el ballottage de 2015, Gianfranco Macri estuvo cerca de seguir los pasos de su hermano: saltar desde Socma, empresa familiar en la que todavía se desempeña, hacia la arena política. 

Desde fines de 2015 y a lo largo de todo el año pasado, Gianfranco mantuvo varios encuentros con dirigentes locales del macrismo: los arengó y escuchó, puso plata para garantizar la fiscalización del ballottage y facilitó recursos para hacer crecer al PRO en San Miguel. Bajo la mirada atenta de un custodio y un chofer, desconocido para todos los presentes, se sumó a unas juntadas proselitistas en el tradicional bar La Quintana, ubicado en el centro del municipio. A diferencia del despliegue macrista de Quilmes, Lanús, Pilar o Tres de Febrero, en San Miguel el oficialismo no pudo construir una referencia propia.

El aparente entusiasmo de Gianfranco, sin embargo, se fue apagando a medida que el intendente peronista Joaquín de la Torre formalizaba su cambio de camiseta: de la massista a la macrista, un pase con el que venía coqueteando desde hacía largos meses. A tal punto existe afinidad entre De la Torre y el macrismo, que la hermana del intendente es la administradora del country de golf San Miguel. Allí, hace veinte días, y con Gianfranco de anfitrión, Macri completó 18 hoyos junto a un invitado ilustre: Barack Obama. 

A fines del año pasado De La Torre se tomó licencia como ministro de Producción de María Eugenia Vidal. Esa movida marcó el fin del interés de Gianfraco por la militancia cambiemita. Con su alejamiento, también se corrió el funcionario que había alentado su desembarco: el ex subsecretario de Asuntos Electorales, Ezequiel Fernández Langan, peñista y diputado electo. 

Aunque sea indirectamente, el hermano del presidente alcanzó su objetivo inicial. En las recientes legislativas, Cambiemos arrasó en (su) San Miguel: la boleta encabezada por Pablo De La Torre (hermano de Joaquín, quien copó la lista con gran parte de su tropa) sacó 47 puntos. O sea, 30 más que en 2015.

“Fue una movida para mojarle la oreja a Joaquín. Era un plan B, pero yo creo que nunca llegó a considerar la posibilidad de ser candidato. Y ahora con lo del blanqueo ya es imposible”, opina a la distancia uno de los dirigentes macristas que se reunía con Gianfranco.

Se refiere a la entrada del hermano del Presidente en la ley de blanqueo de capitales, sancionada en julio de 2016. Revelada por el periodista Horacio Verbitsky, la noticia fue confirmada a regañadientes por el Presidente. En una conferencia de prensa posterior al gran triunfo oficialista, Macri planteó: “Que mi hermano haya podido blanquear es un derecho que tenía por ley”.



Temas: