POLITICA EL PODER DE LA PROCURADORA GENERAL DE LA NACIÓN

Gils Carbó, entre la pelea con la Corte y la revancha contra Clarín

Qué hay detrás de la creación de la agrupación que lidera, Justicia Legítima. Por qué enfrenta al máximo tribunal y al “poder mediático”. La soledad por enfrentarse a Clarín.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

En 2007, la pelea con el Grupo Clarín y el Gobierno le valió la soledad casi absoluta. Ahora, ungida por la Presidenta como jefa de los fiscales, Alejandra Gils Carbó recolecta aliados para la revancha. La agrupación que lidera, Justicia Legítima, apunta a enfrentar a los sectores judiciales que le soltaron la mano en su pelea con Clarín seis años atrás. Y la Corte Suprema está en el puesto número uno.
Sus años de esgrimista, un deporte que practicó con éxito hasta que debió abandonarlo a los 19 para dedicarse de lleno a su carrera judicial, le enseñaron el arte del contraataque.

A los 17, la Procuradora ganó el campeonato de la Federación Argentina de Esgrima. Según la crónica de La Nación del 11 de agosto de 1975, obtuvo la victoria “al actuar con rapidez y seguridad”. Su arma predilecta era el florete.

Hoy es una de las mujeres más poderosas de la Justicia, pero en 2007, cuando todavía era fiscal de la Cámara en lo Civil y Comercial, pocos le atendían el teléfono, la mayoría de sus colegas y hasta la Asociación de Magistrados –que integraba– le cerraban las puertas. Los miembros de la Cámara la sentenciaron al ostracismo. La Corte, cuentan muy cerca de la Procuradora, protegió al “poder corporativo” que la “persiguió” cuando intentó frenar la fusión entre Cablevisión y Multicanal. Justicia Legítima no le da respiro a la Corte. Luego de la intensa pelea con su presidente, Ricardo Lorenzetti, por el pago de los judiciales al impuesto a las ganancias, una de las ONG aliada de Gils Carbó quiere explicaciones sobre manejos financieros del máximo tribunal. El Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica (Cipce) se presentó ante la Corte para que dé a conocer los datos de la cuenta bancaria donde se encuentran 3,2 millones de pesos obtenidos en 2009 del remate del petit hotel de María Julia Alsogaray.

No se trata de cualquier botín. Es el primer monto recuperado por el Estado en un caso de corrupción.

Agustín Carrara, miembro del Cipce dijo a PERFIL que la ONG viene reclamando sobre el destino de este dinero desde 2010, pero que la Corte dice que “no sabía dónde está la plata”. “Lo importante es recuperar el dinero y que se destine a un bien social. Le estamos pidiendo a la Corte que lo done al Hospital Garrahan, y la Corte lo rechazó porque argumenta que el dinero es del Poder Judicial, según lo establecen las reglas”.

La historia detrás. En 2007, cuando el multimedio era aliado del gobierno de Néstor Kirchner, enfrentaron juntos a la entonces fiscal. La pelea con Clarín se originó cuando Gils Carbó se negó a aprobar los Acuerdos Preventivos Extraordinarios (APE) de Cablevisión presentados en la Justicia Civil y Comercial por esa empresa. La fusión de Cablevisión y Multicanal, principal negocio del Grupo, dependía entonces del dictamen de Gils Carbó.

Según la entonces fiscal, el APE contenía “una lista falsa de acreedores”. Clarín la acusó de responder a intereses del empresario de medios Raúl Moneta y la denunció penalmente.  En esa causa, Clarín presentó una pericia semiológica del dictamen de Gils Carbó en el que se sostenía que la resolución de la fiscal había sido escrita por la misma mano que escribió una denuncia realizada por una radio vinculada a Moneta en otra causa contra Clarín.

Gils Carbó y los abogados de Clarín se movieron intensamente en los tribunales para ganar apoyos. Se reunieron con fiscales y jueces. “Ella estaba sola, quedó en total desventaja. Salvo dos o tres personas, todos en la Justicia se aliaron con Clarín”, cuenta un ex colega de la Procuradora. En el entorno de la esgrimista aseguran que vivió presiones para “fallar a favor de Clarín” y amenazas a ella y sus hijas. Dos hombres de la Justicia, que trabajaron codo a codo con Gils Carbó en 2007, confirmaron la versión de la Procuradora. Fuentes del Grupo Clarín, en cambio, rechazaon esas acusaciones.



Emilia Delfino