POLITICA

Gils Carbó no quiere que el fiscal de AMIA hable de Irán en EEUU

La procuradora le negó un permiso a Nisman para exponer sobre la "infiltración".

Foto:Télam

La Procuración General de la Nación, a cargo de Alejandra Gils Carbó, rehusó pagarle al fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, un viaje a Estados Unidos para exponer sobre su dictamen por el atentado a la mutual judía y la posible "infiltración" iraní en países de América, informaron fuentes vinculadas al caso.

Según la Agencia Judía de Noticias (AJN), Gils Carbó había "denegado" un permiso a Nisman para asistir al encuentro con legisladores estadounidenses, pero desde la Procuración se aclaró que en rigor no se accedió a pagarle los gastos porque "no es una actividad institucional".

Las fuentes de la jefatura de los fiscales señalaron que "se le denegó el pago de los gastos porque no es una actividad institucional de su fiscalía, a la Procuración no le resulta un hecho de 'interés institucional' y además no lo informó como una actividad de la causa AMIA".

Los voceros del organismo de Gils Carbó sostuvieron que "si él resuelve pagarlo de su bolsillo no hay problemas en pedir una licencia y viajar".

Según informó el sitio AJN, el fiscal había sido invitado como "testigo experto" a una audiencia especial a celebrarse el próximo 9 de julio ante el Comité de Seguridad Interior de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, pero que "la denegatoria (a ese viaje) fue tomada por la Procuradora General de la Nación, Dra. Alejandra Gils Carbó".

Los integrantes de ese comité de legisladores -demócratas y republicanos- querían escuchar a Nisman sobre "su reciente dictamen en el cual acusa a Irán de infiltrar varios países de la región mediante la instalación de estaciones de inteligencia", se explicó.

Al informar sobre la supuesta negativa de Gils Carbó, la AJN no brindó detalles de los motivos y también resaltó que había tratado "infructuosamente" de comunicarse con el fiscal para conocer más detalles. Por su parte, la agencia DyN intentó hablar con Nisman o sus allegados pero no hubo respuestas.

Mientras se aguardaba que el Parlamento iraní también diera su respaldo al pacto para que pudiera entrar en vigencia, Nisman emitió a fines de mayo pasado un dictamen en el que acusó a Irán de llevar adelante un plan de "infiltración" en América Latina para patrocinar y cometer actos terroristas.

Allí expuso una serie de pruebas e indicios que había recolectado en la instrucción de la causa y en donde se reforzaban las sospechas hacia Irán desde mucho antes del ataque que el 18 de julio de 1994 provocó la muerte de 85 personas.

Una semana después, a través de la agencia oficial de noticias iraní IRNA, el Gobierno de Mahmud Ahmadineyad rechazó las advertencias sobre la presunta instalación de estaciones de inteligencia iraníes y refutaron la investigación de Nisman por considerarlo "sionista", agregó DyN.


Redacción de Perfil.com