POLITICA POR LA COMPRA DE UN EDIFICIO PARA LA PROCURACION

Gils Carbó se defendió por escrito frente a las denuncias

.

En publico. Presentó un libro en Diputados pero no habló de la propiedad investigada (izq.).
En publico. Presentó un libro en Diputados pero no habló de la propiedad investigada (izq.). Foto:DYN
La procuradora Alejandra Gils Carbó envió ayer a la Cámara de Diputados un informe escrito para defender su inocencia frente a la compra de un edificio para la Procuración por $ 43,8 millones. La operación es investigada por la Justicia por la comisión millonaria cobrada por un familiar del funcionario de la Procuración Guillermo Bellingi.
En su descargo por escrito, Gils Carbó reconoció que Bellingi tuvo “participación en el proceso administrativo” que terminó con la compra del edificio y que “resultaba altamente probable” que fuera familiar de Juan Carlos Thill, quien cobró tres millones de pesos por haber asesorado a la inmobiliaria que gestionó para la empresa Arfinsa la venta del edificio de Perón 667 a la Procuración.

Tras explicar que Bellingi fue suspendido en forma “preventiva” y que se le inició un “sumario administrativo”.
Thill es hermano por parte de madre de Bellingi.
Gils Carbo enumeró todos los organismos que actuaron en la compra del edificio y afirmó que “las investigaciones en curso” son las que pueden demostrar “un eventual uso indebido de informacion privilegiada” para “beneficio personal”. “Tras el primer indicio acerca de la existencia de tal irregularidad, esta Procuración General tomó todas las medidas a su alcance para un pronto y eficaz esclarecimiento de los hechos”,  remató en la carta enviada a Graciela Camaño, titular de la Comisión Bicameral de Control y Seguimiento del Ministerio Público.

La procuradora, quien ayer presentó un libro en la Cámara de Diputados, se vio obligada a defenderse luego de que el macrismo pidiera que fuera convocada por la comisión y aumentara la presión para iniciarle un juicio político en el Congreso. El oficialismo carece de los votos necesarios pero intenta que las investigaciones abiertas terminen por forzar su salida. En los tribunales, la compra del edificio es investigada por el juez Julián Ercolini y el fiscal Eduardo Taiano. El macrismo también quiere someter a Gils Carbó a un interrogatorio en la Cámara de Diputados por su política de designación y traslado de fiscales. En principio, y más allá de la presentación por escrito, la comisión convocó a la Procuradora para el jueves 27 a las 11.
Mauricio Macri resolvió redoblar la embestida contra Gils Carbó luego de enfrentar una denuncia durante su discurso en la apertura de sesiones del Congreso, el 1º de marzo. El mismo día, el fiscal Jorge Di Lello pidió que se investigue al Presidente por los negocios familiares en la venta de la firma Macair Jet. Desde entonces, la separación de Gils Carbó es una prioridad.